Radicales ya analizan un futuro sin Cobos ni Carrió

Edición Impresa

Esta semana Gerardo Morales, el jujeño presidente del bloque radical del Senado, tensó hasta el límite la relación con Julio Cobos al castigarlo por haber votado a favor de la remoción de Martín Redrado y no escuchar los consejos partidarios. Fue una protesta previsible, habida cuenta de la fría relación que los une. Pero ayer Ernesto Sanz, el presidente de la UCR, mendocino y más moderado en estas cuestiones, le pasó también su factura al vicepresidente.

«Ni Cobos, ni yo, ni nadie es candidato de la UCR. El candidato del radicalismo se va a elegir en 2011, ya que 2010 es un año para construir otras cosas y no candidaturas. Tenemos que armar un programa de gobierno primero», le avisó ayer Sanz al vicepresidente desde el Comité Nacional. Fue al mismo tiempo que informó que el Tribunal de Ética partidario analizará la conducta de Miguel Pesce para decidir su expulsión definitiva de la UCR. Hasta ahora Pesce tiene la afiliación suspendida por su partida a las filas del oficialismo.

Pero Sanz fue especialmente duro con Cobos: «El radicalismo le había aconsejado otra cuestión para su voto en la bicameral. A Cobos este año le va a tocar desempatar muchas veces; espero que tengamos coincidencias», dijo en un lenguaje que no pareció el de un aliado político. «El rol del vicepresidente como parte del Gobierno lo dejó de cumplir aquella madrugada cuando votó la Resolución 125. Desde ahí ejerce la otra parte del cargo, que es ser presidente del Senado», dijo.

Otros conflictos

Mientras tanto, otros conflictos siguen estallándole en la cara al radicalismo. Como el que le generó Elisa Carrió al acusar a Cobos por su voto, pero también a la UCR por inacción en la remoción de Redrado a pesar de que el partido aconsejó un voto contrario al que finalmente emitió el vicepresidente. Morales, que defendió desde el principio el Acuerdo Cívico y Social con Carrió, ya comenzó a comprender que esa sociedad con la chaqueña es imposible de remontar.

De ahí que los senadores y diputados del radicalismo hayan decidido revisar toda la estrategia antes de arrancar el año parlamentario. El viernes 12 de febrero se reunirán en el Hotel Colonial de San Nicolás para debatirla en un seminario. El centro de las deliberaciones, de todas formas, no será ése. En la UCR confían en que el principal problema por resolver será cómo continuar la relación con Julio Cobos y si ya debe firmarse la partida de defunción del Acuerdo Cívico y Social que integran junto a la Coalición Cívica, el socialismo y el GEN de Margarita Stolbizer.

Así, por primera vez Cobos salió de su rol de candidato cantado del radicalismo para las elecciones presidenciales de 2011. Del hecho que Sanz afirmara que ni él ni Cobos eran aún candidatos importó directamente que el presidente partidario desafiara al vicepresidente con una posible candidatura suya. En el medio queda el jujeño Morales, que mantiene una dudosa relación con Cobos y que insistió siempre en que el camino para la UCR era mantenerse dentro de un acuerdo con Carrió. Hoy ninguna de esas dos opciones funciona como la pensaron.

Dejá tu comentario