Randazzo cruzó a Cobos por hablar de inflación

Edición Impresa

Pecó Julio Cobos y mencionó el vocablo prohibido por la biblia kirchnerista: inflación. «Para combatir la inflación, primero hay que reconocerla», fue el desafío que planteó el vicepresidente en la Recoleta, rodeado de radicales, durante el homenaje por el primer aniversario de la muerte de Raúl Alfonsín. La avalancha de réplicas oficialistas comenzó con el ministro de Economía, Amado Boudou, quien sin repetir la palabra imposible de mencionar en el castellano del Frente para la Victoria respondió que «el Gobierno no hace subir los precios».

También el ministro del Interior, Florencio Randazzo, aseguró que el vicepresidente «sigue sin cumplir la responsabilidad que le asigna la Constitución nacional de acompañar el proyecto político» del Gobierno, sobre todo al «querer transformarse en jefe de la oposición».

Además Randazzo, que tampoco combina alfabetos que coincidan con la palabra «inflación», aseguró que Cobos «falta a la verdad» y dijo que lo que hay en el país es «un aumento de algunos precios», y desde el Gobierno se hará un esfuerzo para que eso no ocurra. Boudou sostuvo que «los precios no los aumentan ni el INDEC ni el Gobierno, sino empresarios y comerciantes», y consideró que «la discusión se distorsionó en los últimos meses».

«Cuando hay un aumento de precios, tiene que ver con algún agente económico que toma la decisión de subirlos», indicó el ministro de Economía y sostuvo que el Gobierno «continuará con el seguimiento de precios y juntándonos con todos los sectores para esto, y tratar de persuadir que no hay que aumentar los precios».

Cobos, quien viene manifestándose contra temas clave de la política oficial desde el conflicto con el campo, cuestionó la negativa del ministro de Economía a reconocer que haya aumentos de precios. «No comparto lo que dijo, como no lo debe compartir la mayoría del pueblo argentino, que cuando va a hacer las compras o a pagar el colegio se encuentra con una realidad distinta. Y no es una sensación, es una realidad», enfatizó el vicepresidente.

Problema grave

En el marco del homenaje realizado al ex presidente Raúl Alfonsín, Cobos señaló que «la pérdida del poder adquisitivo y la inflación es uno de los problemas más graves que tienen los argentinos y debemos abocarnos todos a encontrar una solución, si no, los salarios se van a ir deprimiendo y no habrá aumento que alcance. Esto pasa por no asumir que el organismo de estadísticas no revela desde hace tiempo la realidad de los precios».

Cobos apuntó también directamente contra el INDEC: «Esto lo venimos sosteniendo buena parte de la dirigencia y no pasa desapercibido por la sociedad. Para generar alguna acción en función de alguna política se debe admitir la realidad de los hechos. No hay medida que pueda ser ponderada en sus efectos si no se tiene una verdadera certeza».

El precandidato presidencial de la UCR redobló la apuesta y puso en duda otras cifras que el kirchnerismo exhibe como indicadores de desarrollo: «No sólo inflación, sino el crecimiento económico, la marginalidad y la pobreza. Eso debe hacer un organismo encargado de las estadísticas, como lo pudo hacer en otro momento, que mostraba la realidad y era un ejemplo».

Por último, y para dejar en evidencia la limitación lingüística a la que la Casa Rosada somete a sus funcionarios, Cobos le apuntó a Boudou: «Si no la quiere llamar el ministro inflación, que diga que la pérdida del poder adquisitivo es uno de los problemas que tiene la fuerza asalariada en nuestro país».

Dejá tu comentario