9 de octubre 2012 - 00:00

Rechazo empresarial a una suba de impuestos

José Alperovich
José Alperovich
Tucumán - El impulso de otra suba en Ingresos Brutos por parte del gobernador justicialista José Alperovich generó cuestionamientos del sector empresarial, desde donde advirtieron que potenciar la presión fiscal podría derivar en una pérdida de rentabilidad de riesgosas consecuencias, incluso en materia de empleo.

En el oficialismo tucumano confían en que la Legislatura sancionará mañana la iniciativa, que busca elevar la alícuota al 3,5% para todas las actividades.

«No es una buena decisión aumentar impuestos en tiempos en que la presión fiscal de Tucumán llega a límites graves, debido a que no hay capacidad contributiva», remarcó el presidente de la Federación Económica de Tucumán, Raúl Robín, aunque dijo no haber accedido aún a la letra chica del proyecto.

«Están igualando la alícuota en un 3,5% a muchas actividades que antes pagaban menos por alguna razón lógica, y no por un capricho», agregó, en declaraciones a El Siglo.

En esa línea, resaltó que «el comercio está en un período de baja de actividad considerable, al igual que las economías regionales». «Subir el impuesto a las actividades comerciales en estas condiciones obviamente significa una medida negativa, que no contribuirá para nada al crecimiento ni al desarrollo de la economía», enfatizó.

En esa línea, sostuvo que «en términos económicos este tipo de medidas pueden ser contraproducentes porque incrementan costos en un momento de crisis, cuando las ventas vienen en baja desde hace varios meses, sobre todo en el comercio, que es el resultado de las demás actividades económicas».

«También hay que tener en cuenta que hay sectores que no pueden trasladar estos incrementos de costo fiscal al consumidor final, porque bajarán aún más sus ventas», advirtió, y consideró que «esto también se traduce en una restricción de trabajo, porque con la baja en las ventas, se producen ajustes, despidos, suspensiones y se minimiza la toma de personal».

En sintonía, el titular de la Cámara de Comercio de San Miguel de Tucumán, Raúl Fioretti, tildó de «negativo» el aumento.

«En la mayoría de los casos impactará negativamente en la rentabilidad de las empresas, que no podrán trasladar los costos financieros al producto, debido a que hay una retracción importante en las ventas», dijo.

Dejá tu comentario