Scioli y Massa, juntos con un gobernador K ad honorem

Edición Impresa

Diestros en administrar sus silencios, a 48 horas del discurso en que Cristina de Kirchner les dedicó varios párrafos incendiarios, Daniel Scioli y Sergio Massa reaparecieron juntos ayer en Mendoza, el territorio de un gobernador que padece, como pocos, su pertenencia K.

Francisco "Paco" Pérez, anfitrión de los bonaerenses, encaja en la categoría que patentó el salteño Juan Manuel Urtubey al hablar -y se autoincluyó en ese club- de kirchnerismo ad honorem para englobar al peronismo que tributa a Olivos pero no recibe beneficios.

A Pérez, la protección del veterano operador Juan Carlos Mazzón no le alcanza para tener autonomía y definir un sesgo político en línea con el perfil conservador de Mendoza. Tampoco, en la diaria, para que Hernán Lorenzino le destrabe una autorización de endeudamiento.

Aunque evitó mostrarse con los visitantes en la ceremonia de la Vendimia Solidaria organizada por el grupo Vila-Manzano, Pérez fue a recibir al aeropuerto a Scioli en un momento en que el bonaerense es, para buena parte del kirchnerismo, una mancha venenosa.

Lejos de los flashes, el gobernador compartió una charla con su colega bonaerense. Luego la mesa se amplió cuando se agregaron Massa, el vicegobernador mendocino Carlos Ciurca y el intendente de Luján de Cuyo, Carlos López Puelles, de buen diálogo con el alcalde de Tigre.

En el diálogo entre Scioli y Pérez apareció un asunto que involucra a ambas provincias: los vaivenes sobre la megainversión que la minera brasileña Vale proyectó en Malargüe para la explotación de potasio, y contempla línea férrea hasta Bahía Blanca con un puerto particular.

El expediente Vale será uno de los ítem centrales de la cumbre bilateral que Cristina de Kirchner y Dilma Rousseff mantendrán durante jueves y viernes en El Calafate. La Presidente apartó del caso a Axel Kicillof y devolvió la negociación a Julio De Vido y Jorge Mayoral (ver nota en pág. 15).

Aunque se limitó a lo protocolar al recibirlo en la Casa de Gobierno, Pérez hizo un movimiento que en el lenguaje político permite otras lecturas. Sobre todo cuando deja trascender, vía voceros, su incomodidad porque la Casa Rosada le marca una estrecha cancha electoral en la provincia.

El gobernador admite el riesgo que supone Julio Cobos en las urnas y entiende que el peronismo debería tener, para el votante mendocino, una estrategia local distinta a la que emana, a libro cerrado, desde Balcarce 50.

Pérez pone sobre la mesa mucho en juego en octubre: su pretensión de reformar la Constitución para, entre otros retoques permitir la reelección del gobernador -actualmente prohibida-, está en buena medida atada a que el PJ tenga una buena elección en octubre. Con otro margen, que parece un desafío a Pérez pero algunos lo ven como el juego del policía bueno y el policía malo, quien se rebela sin discreción es el vice Carlos Ciurca que se manifestó contra otra reelección de Cristina de Kirchner y habló a favor de la candidatura presidencial de Scioli.

Fue Ciurca, finalmente, el delegado oficial que se mostró con Scioli y Massa, y sus respectivas esposas. "Paco lo mandó a Ciurca porque si iba él, el kirchnerismo lo iba a salir a matar", se dijo.

No parecía el mejor momento para un gobernador que espera que el Gobierno nacional le destrabe una autorización de endeudamiento, que Pérez se muestre con Scioli y Massa apenas unas horas después de que la Presidente los critique con dureza en la asamblea legislativa.

Aunque Massa es un arquero modesto y Scioli un nueve de área chica sin dotes para el dribling, ambos son expertos en gambetas y ayer evitaron la polémica en torno a las quejas de Cristina de Kirchner que castigó al alcalde por el enfrentamiento de barras bravas de Tigre y al gobernador por "hacer la plancha" ante la inseguridad.

Los dos encontraron en la fiesta que organizó el grupo Vila-Manzano, accesorio a la vendimia oficial, la excusa perfecta para no estar ausente de un evento con visibilidad sin tener que toparse con los funcionarios nacionales que estuvieron presentes el sábado.

Dejá tu comentario