18 de septiembre 2009 - 00:00

Se recuperan precios de los commodities ante posibles heladas

EE.UU. producirá en esta campaña 329 millones de toneladas de maíz, cinco millones por encima de lo que se estimaba en agosto y 22 millones más que en la campaña anterior.
EE.UU. producirá en esta campaña 329 millones de toneladas de maíz, cinco millones por encima de lo que se estimaba en agosto y 22 millones más que en la campaña anterior.
 El mercado internacional de granos fue perdiendo en el curso de las últimas semanas el «premio climático» con el que contaban sus cotizaciones pocos meses atrás, y lo comenzó a recuperar el martes en Chicago, ante la expectativa de temperaturas muy bajas para la semana próxima.

El Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) confirmó, en su último informe, una cosecha muy abultada de maíz y soja, aunque en este último cultivo el retraso evolutivo ha limitado las bajas a la espera de la confirmación o ausencia de heladas entre la segunda parte de este mes y principios de octubre.

En maíz, los Estados Unidos producirán en esta campaña 329 millones de toneladas, cinco millones por encima de lo que se estimaba en agosto y 22 millones más que en la campaña anterior. Los rendimientos promedio esperados llegan a los 10.160 kilos por hectárea, aunque varios analistas privados proyectan aún más.

Para soja, se estima en este país una producción de 88,3 millones de toneladas, comparado con 87 millones del informe del mes pasado y superando en ocho millones a la producción obtenida en la campaña precedente. Los rendimientos proyectados en este informe a nivel nacional alcanzan los 2.840 kilos.

Tal vez por la perspectiva de la buena cosecha que se aproxima es que el mercado no ha reaccionado últimamente al estímulo de un dólar débil y al clima de euforia que se viene observando en los principales indicadores bursátiles. Si los cultivos lograsen sortear este tramo final sin heladas, la última palabra que definirá las cotizaciones la tendrá la demanda internacional, cuya actividad va a ser seguida muy atentamente por los operadores del mercado.

El USDA informó esta semana que, en soja, los cultivos «buenos a excelentes» totalizan un 68%, comparado con el 57% del año anterior a esta altura. En maíz, los cultivos en esta situación llegaban al 69%, comparado con el 61% del año pasado.

Para la Argentina, el USDA proyecta una cosecha de 8 millones de toneladas de trigo, 500 mil menos a lo que se estimaba en el mes de agosto, cifra aún optimista si tomamos como cierta el área de siembra de 2,8 millones de hectáreas que proyecta la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

En maíz, la producción estimada en este mes de setiembre fue recortada en un millón de toneladas, con una proyección nueva de solamente 14 millones de toneladas. En soja el USDA mantuvo su estimación de 51 millones de toneladas. A nivel mundial, el USDA vuelve a aumentar la producción mundial de trigo a 664 millones de toneladas, comparado con 659 millones de toneladas del mes anterior. La demanda crece ligeramente, aunque como consecuencia de la mejora productiva los stocks finales mundiales aumentan un 1,7%, ubicándose ahora en 186,6 millones de toneladas.

En maíz, el mundo contará en esta campaña con una producción de 794 millones de toneladas. La estimación es más baja que la del mes pasado, aún con el incremento productivo de los Estados Unidos, como consecuencia de la caída de mes a mes en las producciones de la CEE, Brasil, China, Canadá y la Argentina.

Los stocks finales -como consecuencia de una mejor demanda global- declinan a 139 millones de toneladas, un 1,7% por debajo del mes anterior. Finalmente, en soja se producirán 284 millones de toneladas, un 0,4% por encima de lo estimado en el mes de agosto. Los stocks finales crecen muy ligeramente, ubicándose en los 50,5 millones de toneladas.

Los precios del aceite de girasol en el mercado mundial cotizan con un descuento respecto a los de soja en el mercado internacional. Bastante tienen que ver con este comportamiento las fuertes exportaciones por parte de Rusia y Ucrania, además de los crecientes stocks acumulados en varios países importadores, particularmente dentro de la CEE. Las exportaciones de aceite de Ucrania ya totalizan las 630 mil toneladas en el período mayo-julio, ante la buena demanda de la CEE, India y Egipto. En el mes de agosto las exportaciones ucranianas alcanzaban las 150 mil toneladas, comparado con 80 mil toneladas del año anterior.

Como resultado de la mejora en el clima en esta campaña, las exportaciones rusas se triplicaron en el período mayo-julio en relación con el año anterior, alcanzando las 280 mil toneladas. Fuertes exportaciones combinadas a un alto consumo doméstico han determinado un recorte en las existencias de ese país.

En la Argentina, y según la última información revelada por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el área a dedicar con girasol alcanzará los 2,1 millones de hectáreas, 78 mil toneladas menos que el año anterior y 97 mil toneladas por debajo del promedio de las últimas cinco campañas. Los precios no son buenos, relacionados con los de soja y el Mercado a Término no cuenta con un volumen fluido de operaciones -con solamente 1.100 toneladas abiertas- lo que aleja definitivamente las posibilidades de arbitraje.

El USDA proyecta para nuestro país una producción de 4 millones de toneladas, 1,1 millón de toneladas por encima de lo producido en el ciclo 2008/09.

Informe Semanal de Panagrícola

Dejá tu comentario