Segunda rueda correctiva

Edición Impresa

Ciertas vertientes, más de forma que de fondo, derivaron de la segunda fecha en el mercado local. Lo más trascendente provino del exterior, con epicentro en Europa, donde volvió a prevalecer el asunto de Chipre y la oposición a las medidas dictadas por la comunidad, tanto para ser justificativo de bajas en todos los recintos y en términos de cierta relevancia porcentual.

Wall Street no se plegó, siempre poseen los "antídotos" para evitar los sesgos negativos, y quedó con el Dow haciendo equilibrio en la cornisa del resultado. En cambio, el Bovespa se vistió de europeo, decayendo más del 1 por ciento y mostrando el trasfondo debilitado que posee en 2013.

A Buenos Aires no le quedaba asidero como para promover un "rebote" inmediato y lo más lógico de esperar fue lo que en realidad sucedió. Táctica defensiva, tratando de graduar los términos adversos, con un Merval que se vio en su mínimo perforando el piso y tocando los 3.386 puntos. Con un máximo de 3.446 y cierre bastante ponderable -comparado con el mínimo- en los 3.419 puntos. Al 1,2% del lunes se le agregó el 0,8% de la víspera -en dos días, un 2% de retroceso- y la arista saliente fue ver un "derrame" de pérdidas que partió de las líderes, pero abarcó a un gran número de papeles de todo calibre: fueron 65 los que bajaron por solamente 22 con aumentos. Del panel mayor se salvaron sólo TECO y Edenor, con las demás en recortes más suavizados que el lunes.

Tenaris volvió a ser la mayor aspiradora de negocios, con más de $ 10 millones, la quinta porción de un global en acciones que reunió $ 50 millones y en términos de igual ritmo al previo. Para hoy, muy condicional toda presunción. Y la Bolsa, charada.

Dejá tu comentario