27 de abril 2015 - 00:00

Temen que aumente la nube de cenizas

Las ciudades aledañas son las más vulnerables. El volcán sigue emitiendo cenizas y continúa la alerta por una tercera erupción. La población trabaja contra reloj para quitar las cenizas de las calles.
Las ciudades aledañas son las más vulnerables. El volcán sigue emitiendo cenizas y continúa la alerta por una tercera erupción. La población trabaja contra reloj para quitar las cenizas de las calles.
La nube de cenizas del volcán chileno Calbuco podría intensificarse en los próximos días, especialmente en las zonas aledañas y hacia el noreste de la Argentina, advirtieron ayer las autoridades chilenas.

El Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) señaló en su último informe que las cenizas del Calbuco, situado a 1.000 kilómetros al sur de Santiago, podrían avanzar hasta la zona central de Chile, aunque lo harían en cantidades mínimas y a gran altura en la atmósfera, por lo que no serían perceptibles para la población.

El volcán, que entró en erupción dos veces desde el miércoles pasado, seguía anoche expulsando cenizas, y muestra una columna de humo de unos dos kilómetros sobre el cráter, según la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI).

El riesgo de una nueva erupción sigue presente, por lo que las autoridades mantienen la zona de exclusión de 20 kilómetros en torno al volcán y otras medidas preventivas.

El Sernageomin señaló que hasta este sábado el Calbuco había expulsado 210 millones de metros cúbicos de cenizas, por lo que, según los registros históricos del organismo, es el quinto volcán con mayor emisión de cenizas del país.

"Ésta es una noticia delicada para las regiones aledañas al Calbuco y para las provincias de Neuquén y Río Negro, aunque el efecto ya se nota incluso en Buenos Aires", dijo el director del Sernageomin, Rodrigo Álvarez.

La nube de polvo llegó también a Uruguay y al sur de Brasil, aunque a este último país arribó con una mínima intensidad y sin provocar ningún trastorno.

Un total de 6.514 personas se han visto obligadas a dejar sus hogares como consecuencia de la actividad del Calbuco, de 2.015 metros de altitud. La erupción y la posterior nube de cenizas han afectado las principales actividades económicas de la zona, como la agricultura, la ganadería y la piscicultura.

Dejá tu comentario