24 de junio 2013 - 00:00

Trigo: el aumento de costos desincentiva la siembra

El costo de siembra y protección del trigo en la zona núcleo (sur de Santa Fe) es de u$s 216 la hectárea, eso sin incluir costos de alquiler, gastos de comercialización ni administración y estructura, según datos privados.
El costo de siembra y protección del trigo en la zona núcleo (sur de Santa Fe) es de u$s 216 la hectárea, eso sin incluir costos de alquiler, gastos de comercialización ni administración y estructura, según datos privados.
La siembra de trigo crece a un ritmo del 8% respecto de la campaña anterior cuando casi alcanzó los diez millones de toneladas de producción.

A pesar de los esfuerzos oficiales para difundir que van a devolver las retenciones a los productores trigueros, los anuncios no bastaron para que una gran parte de éstos se lanzara a los surcos 2013-2014.

Ocurre que los márgenes agrícolas son muy ajustados en los principales cultivos. Así, según un estudio de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA), el costo de implantación y protección de las plantas de trigo en la zona núcleo (sur de Santa Fe) es de u$s 216 la hectárea, eso sin incluir costos de alquiler, gastos de comercialización ni administración y estructura.

Pablo Adreani, director de Agripac, opina que en el caso del trigo, en los últimos cinco años los gastos variables o directos aumentaron u$s 93 por hectárea, lo que representa un 59%, "mientras que los gastos fijos o indirectos acusaron un aumento de u$s 29, un 10%".

"Como consecuencia de estos aumentos, el rendimiento mínimo requerido en la actual campaña para cubrir todos los costos de producción incluida la cosecha llega a 3.466 kilos por hectárea, contra 2.340 kilos de hace cinco años. Este es el principal motivo de la falta de interés de los productores por sembrar trigo", según el especialista.

Por lo tanto, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires estima que la superficie a sembrar de trigo, 3,9 millones de hectáreas en esta campaña 2013-2014, será sólo un 8,3% superior a la del año pasado.

Ernesto Ambrosetti, economista jefe de la Sociedad Rural Argentina (SRA) ubica el escaso crecimiento entre un 5% y un 10%.

Los analistas saben que ese incremento es quizá quitado al área de la cebada que en el ciclo anterior no fue del todo bienaventurada por falta de calidad, en muchos casos.

Según la Bolsa porteña, en San Luis, Córdoba y La Pampa la humedad comenzó a faltar, lo que resentirá la siembra de trigo de continuar la falta de lluvias.

En cambio, la oferta hídrica sobre el margen este del centro y sur del área agrícola nacional es adecuado y las sembradoras avanzan con las semillas de este cultivo de invierno, objeto de tantas controversias.

El retraso de la siembra 2013-2014 comparado con la campaña 2011-2012 es del 10,5%, aún cuando hasta el momento ya se ha sembrado más de 1,6 millón de hectáreas y en la región NOA las tareas ya se encuentran casi finalizadas.

"El trigo se sembró tan poco en la campaña anterior que una tendencia a crecer realmente no es significativa porque en ese momento estuvimos en el área más baja de los últimos 10 años", reconoce Ambrosetti.

El economista también se refirió a la situación de las economías regionales para las que están alejadas de los puertos, no hay posibilidad de sembrar trigo ni de obtener rentabilidad.

"El aumento de los insumos estratégicos, si hablamos de gasoil, fertilizante, químicos, servicios, lo que es el transporte, hoy están dejando fuera de competencia a todas las economías regionales", dijo.

Dejá tu comentario