Trump festeja su mayor triunfo con la renegociación del NAFTA

Edición Impresa

El entendimiento con Ottawa mantiene, junto a México, el bloque de tres países. Mayor acceso al mercado de lácteos y más protección para los trabajadores norteamericanos, las claves.

Washington - Un fortalecido Donald Trump celebró ayer el acuerdo comercial entre Estados Unidos y Canadá, que fue concluido in extremis el domingo a última hora para sustituir el NAFTA y que se suma al alcanzado antes con México.

El flamante Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (AEUMC, en inglés USMCA) fue alcanzado tras más de un año de negociaciones para renovar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), vigente desde 1994 y que Trump consideraba nefasto para su país.

"El acuerdo regirá sobre 1,2 billón (de dólares) en comercio, lo que lo convierte en el mayor acuerdo comercial en la historia de Estados Unidos", dijo Trump, visiblemente satisfecho por cumplir su promesa de campaña de renegociar el NAFTA, algo que calificó de "verdaderamente histórico" para su país y "para el mundo".

En rueda de prensa en los jardines de la Casa Blanca, Trump, que se hizo con el mayor logro de su mandato, dijo que quiere firmar a fines de noviembre el nuevo pacto junto con el saliente presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, con quien aseguró que las fricciones están superadas.

"Hubo mucha tensión entre él y yo", reconoció sobre Trudeau. Pero al final "todo funcionó. ¿Saben cuándo terminó? Ayer (el domingo) cerca de la medianoche. Es un buen hombre y ama a su pueblo".

En Ottawa, Trudeau elogió el acuerdo alcanzado como "profundamente beneficioso para nuestra economía, para las familias canadienses y para la clase media".

El Gobierno de México dijo que busca que el nuevo acuerdo comercial sea firmado a finales de noviembre al margen de la cumbre del G-20 de Buenos Aires, donde coincidirán los tres mandatarios.

El nuevo acuerdo comercial, que abarca una región de 500 millones de habitantes, aún debe ser aprobado por los legislativos de los países signatarios para entrar en vigor. Trump aseguró tener "otras alternativas" en caso de bloqueo del pacto por parte de los legisladores, ante la posibilidad de que su Partido Republicano pierda la mayoría en el Congreso en las elecciones del 6 de noviembre.

Trump quería mostrar su política proteccionista de "Estados Unidos primero" como victoriosa antes de las legislativas de noviembre, donde su Partido Republicano teme perder el control del Congreso.

Trudeau, que corría el riesgo de quedar fuera del entendimiento entre Estados Unidos y México, tampoco quería aparecer como débil antes de las elecciones generales canadienses del próximo año.

Canadá acordó abrir su mercado lácteo a los productores estadounidenses y, a cambio, Washington no modificó, como pretendía, las disposiciones sobre solución de controversias.

Los productores lácteos canadienses reaccionaron con furia.

El nuevo acuerdo incluye más protecciones para los trabajadores, reglas medioambientales más estrictas y actualizaciones de la relación comercial para tener en cuenta el comercio electrónico, así como protecciones "innovadoras" a la propiedad intelectual.

La industria automotriz es uno de los sectores más importantes afectados por el nuevo acuerdo. Estados Unidos quería un mayor contenido estadounidense para autos libres de impuestos y el nuevo texto alienta el suministro de componentes norteamericanos.

El nuevo acuerdo no cubre los aranceles sobre acero y aluminio que Washington impuso a Canadá, México y otros aliados, que según funcionarios se están manejando por separado.

El AEUMC regirá durante 16 años, pero se revisará cada seis años.

Agencias AFP, Reuters y ANSA

Dejá tu comentario