UIA: se disipó rápido una rebeldía anticampo

Edición Impresa

Héctor Méndez, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), no tuvo dificultades ayer para disciplinar la incipiente rebeldía que intentaron motorizar tres dirigentes de la central fabril, en relación con la actitud que debe tener la entidad respecto del campo.

En la prevista reunión de Junta Directiva -el órgano más numeroso de la UIA, del que participan sectores y regiones-, Méndez explicó que la presencia de varios dirigentes de la entidad en el último acto de la Mesa de Enlace había sido ordenada por él mismo, y que esas presencias habían tenido carácter orgánico y no personal.

La frase era una obvia réplica a lo que había afirmado el último fin de semana el dirigente santafesino Guillermo Moretti, quien no oculta su buena relación con su comprovinciano y jefe del bloque «K» de Diputados Agustín Rossi. Moretti había expresado su antipatía hasta personal contra Hugo Biolcati -titular de la Sociedad Rural- y llegó a afirmar que la presencia en el acto del agro en el Rosedal de -entre otros- Luis Betnaza (Techint), Miguel Acevedo (Aceitera General Deheza), Federico Nicholson (Ledesma), Alberto Alvarez Saavedra (laboratorios) y Daniel Funes de Rioja había sido «a título personal».

El presidente Méndez se encargó de aclarar que no era así: «Como tuve que viajar a Israel, lo llamé a Miguel (por Acevedo), que como viceprimero quedó al frente, y le encomendé que organizara una presencia importante de dirigentes nuestros en el acto de la Mesa de Enlace. La delegación que encabezó él era, entonces, una representación orgánica de la UIA».

Explicó que -independientemente de apoyar o no algunos de los planteos que se hicieron desde el escenario montado en el parque- se trataba de un acto de reciprocidad a la concurrencia de dirigentes del campo a la Conferencia Industrial que organizó la UIA pocos días antes.

En esa oportunidad Biolcati había invitado a Méndez al acto, pero éste se excusó porque tenía programada su excursión al estado judío (al que viajó acompañado de Cristiano Rattazzi, José Ignacio de Mendiguren y el autopartista Rodolfo Achille) pero prometió todo el apoyo a la manifestación.

Lo dicho ayer por Méndez había sido acordado horas antes en una reunión de la Lista Celeste y Blanca a la que pertenece el empresario plástico, y que inspira el grupo Ledesma. Los «rebeldes» (el mencionado Moretti más el bonaerense Osvaldo Rial y el metalúrgico Juan Carlos Lascurain) -salvo Lascurain- participaron de un encuentro de su propia lista, la Industriales que orienta Techint.

En ambas se habló de dar una imagen de unidad alrededor de Méndez, y de que había que respetar la figura del presidente de la UIA, tal como había sucedido -por caso- durante el mandato de Lascurain.

Las versiones indican que Moretti habría insistido en su planteo de tomar distancia del campo, pero no consiguió sumar adhesiones. Un representante de Techint (Betnaza a esa hora estaba en el Seminario Propyme organizado por su grupo) le recordó que «estuvimos nosotros, Ledesma y Deheza; tres de los grupos nacionales más grandes. ¿Te parece que podríamos haber ido sólo a título personal?»

Antes de la Junta hubo pases de facturas hacia Moretti de algunos de los dirigentes a los que éste había atribuido haber ido al acto «a título personal». Uno de ellos le dijo «por qué no me llamaste para preguntarme; cómo se te ocurre que casi toda la mesa chica de la Unión fuéramos por las nuestras...».

Finalmente se sometió a votación el texto del comunicado de prensa que se daría a conocer posreunión de la Junta; el mismo fue aprobado por unanimidad (incluyendo el voto de los «díscolos»). El párrafo que alude a la abortada polémica dice: «Sobre la presencia de los vicepresidentes de la UIA en el acto del campo, el presidente de la UIA ratificó que habían concurrido oficialmente cumpliendo con instrucciones suyas, en respuesta a la invitación formulada por la SRA en la Conferencia Industrial que la UIA celebró en Pilar.» No parece haber quedado margen para la discordia, al menos por ahora.

Sergio Dattilo

Dejá tu comentario