Validan permanencia de Tonelli en el Consejo tras disputar banca con los K

Edición Impresa

Magistrado resolvió que no es tarea de la Justicia anular acuerdo parlamentario ni nombramiento que permitió desembarco de espada PRO en la Magistratura. Rechazo al amparo será apelado ante la Cámara. Se consolida bloque mayoritario oficialista.

En una resolución simple en lo conceptual, el juez en lo Contencioso Administrativo Federal, Enrique Lavié Pico, arrojó una palada de tierra más sobre el disminuido bloque K en el Consejo de la Magistratura. Así resolvió (al menos en primera instancia) el pleito que nació en diciembre de 2015, luego de que en una jugada parlamentaria, Cambiemos y varias bancadas antikirchneristas le arrebataran un sillón que hasta ese momento pertenecía a representantes del Frente para la Victoria. Para ese lugar en el estratégico órgano de selección y remoción de jueces fue nominado el diputado macrista Pablo Tonelli, una de las espadas del Gobierno en materia judicial. El magistrado consideró que tanto la arquitectura del acuerdo parlamentario como la disposición del Consejo que decidió que ocupara la vacante que dejó la senadora Anabel Fernández Sagasti se presumen válidos y no son asuntos en los que deban intervenir los tribunales. De esta forma, cae el amparo que intentó el kirchnerismo que, a manos del mismo juez, perdió a Ruperto Godoy bajo el argumento de que no podía ser consejero si no era abogado.

"Debe tenerse presente que la órbita de la acción de amparo no incluye someter a vigilancia judicial el desempeño de las funciones administrativas de otro poder para juzgar su acierto o desacierto", concluyó Lavié Pico su demorado rechazo al intento de que el nombramiento de Tonelli fuese invalidado. La sentencia repasó los avatares del caso, las argumentaciones de las partes y solamente apuntó a que la vía del amparo no podía solucionar la cuestión que había sido judicializada. Allí destacó que tampoco se habían cumplido los requisitos necesarios para poder considerarlo un camino válido de resolución del conflicto. Por la contraria, Lavié Pico también fue filoso con los legisladores kirchneristas que iniciaron la demanda: "Solamente supondría el inadmisible reconocimiento de que los jueces sean llamados en auxilio de un grupo de legisladores que en realidad sólo se quejan de haber fracasado en el juego de las mayorías y minorías propio del sistema republicano y democrático garantizado por la Constitución nacional, sino -como se dijo- se produciría una 'invasión del Poder Judicial en el ámbito de las potestades propias de los otros poderes de la Nación'".

La discusión se centró en si ese acuerdo parlamentario auspiciado por Cambiemos que a través de una mayoría circunstancial permitió nominar a Tonelli, se apegaba o no al concepto de bloques o mayorías, de acuerdo con el reglamento interno de Diputados. "Debe concluirse que el Poder Judicial no puede arrogarse funciones reservadas por la Constitución nacional a los otros poderes del Estado, como es en el caso la elección de uno de los representantes de la HCDN para desempeñarse en el Consejo de la Magistratura", aseguró Lavié Pico. A su juzgado había acudido el bloque que preside Héctor Recalde para denunciar que para ocupar la vacante que dejó el radical correntino Gustavo Valdés (y que catapultó a un sillón a Mario Negri), la UCR había nominado al candidato en el lugar asignado a su bloque. Pero que también había participado del acuerdo que designó a Tonelli, por lo que habrían votado en dos oportunidades. El juez adelantó que no trataría todos los aspectos de la demanda y se abocaría a los relevantes. No se adentró en la cuestión de quién tenía la razón, sino de lo que correspondía o no fallar a la Justicia.

En este sentido, aseguró que fue la propia Corte Suprema la que mediante una acordada -y en medio de los tironeos con varias medidas que impedían la jura de Tonelli- la que delegó en el Consejo la facultad de nominar a sus miembros. El juez aseguró que lo mismo corría para el reglamento interno de nominación de la Cámara de Diputados, por lo que no era un asunto en el que podía intervenir el Poder Judicial.

El 15 de febrero de 2016, el Consejo avanzó por mayoría en su designación por 7 votos contra 5, en una jugada que debilitó al bloque opositor, el que ahora recibe un nuevo revés. Fue la primera decisión que invirtió la mayoría con la que contó el kirchnerismo en los últimos años y además dejó al PRO con posibilidad de arañar el noveno voto clave para avanzar en las decisiones trascendentales dentro del cuerpo. Con el recambio legislativo, a partir del 10 de diciembre, se verá aun más fortalecida la posición oficialista, con el posible desembarco de opositores dialoguistas con los que les será más fácil negociar al Gobierno.

Gabriel Morini

Dejá tu comentario