Volvieron la represión y el caos a El Cairo: más de mil heridos

Edición Impresa

El Cairo - La violencia y la represión regresaron ayer a la céntrica plaza Tahrir de El Cairo, dando cuenta de que el régimen militar de transición enfrenta resistencias tras la caída de Hosni Mubarak. Un millar de personas que exigían «más firmeza» en los juicios contra el dictador depuesto resultaron heridas y otras 34 personas fueron detenidas.

Los choques se produjeron durante la noche del martes y la jornada de ayer, con escenas que impactaron por su violencia. Al menos 1.114 personas resultaron heridas, reportó el Ministerio de Salud egipcio, de las que 990 ya recibieron tratamiento mientras otras 124 fueron trasladadas a hospitales.

Fuentes del Ministerio del Interior, asimismo, informaron el arresto de 34 «sospechosos de participar en los disturbios», incluido un ciudadano británico y otro estadounidense.

Varias personas que participaban en las manifestaciones «tiraron piedras» contra las fuerzas de seguridad, las cuales «respondieron» a su vez con lanzamiento de gases lacrimógenos contra cientos de jóvenes que exigían «más firmeza» en los juicios contra exaltos cargos del régimen de Mubarak, vigente durante tres décadas.

Los enfrentamientos se intensificaron durante la mañana de ayer en el centro y, especialmente, en las cercanías del Ministerio del Interior, que anoche se hallaba rodeado por vehículos blindados del Ejército.

Los episodios de violencia comenzaron en el teatro Balloon del barrio de Aguza, de El Cairo, durante una reunión de familiares de los 840 muertos que provocó la revuelta popular contra Mubarak.

El consejo militar que gobierna en Egipto lamentó la violencia y afirmó que esos episodios apuntan a «desestabilizar» al país con un plan «bien preciso».

En tanto, el movimiento de jóvenes opositor 6 de Abril criticó la intervención de las fuerzas de seguridad y pidió, a través de su página de internet, que se retiren de inmediato de la plaza Tahrir. El movimiento reclama, entre otras cosas, que se juzgue rápidamente a Mubarak, que se procese a los asesinos de manifestantes y se detengan los juicios militares contra civiles.

Los «jóvenes de la revolución» han programado una manifestación para el próximo 8 de julio en la que pedirán una nueva Constitución, así como un proceso más rápido de reformas.

Muchos de ellos coreaban ayer cánticos contra Husein Tantawi, jefe del consejo supremo militar que asumió el poder tras la renuncia de Mubarak en febrero pasado.

Agencias ANSA y AFP

Dejá tu comentario