Lifestyle

El primer restaurante nudista de París cierra sus puertas

Se trata de O'Naturel, que se mantuvo abierto por poco más de un año. Es la última oportunidad para degustar sus menús a 39 y 49 euros. Sus dueños siempre atendieron vestidos.

El primer restaurante nudista de París anunció que cerrará sus puertas el mes que viene, tras poco más de un año de servir cenas en cueros en el este de la capital. Es porque la osada apuesta no había dado los resultados esperados.

"Agradecemos su participación en esta aventura, viniendo a cenar al O'Naturel", indicó el establecimiento en su página de Facebook.

"Reserven rápidamente para disfrutar de una última cena desnudos en París. ¡Ahora o nunca!", escribieron sus propietarios, los gemelos Mike y Stéphane Saada, quienes no practican el nudismo y servían las mesas vestidos. Por poco tiempo más, los comensales desprovistos de ropa podrán disfrutar dos menús a 39 y 49 euros.

desnudos cenando.jpg

En O'Naturel', una gran cortina blanca impide ver la vitrina del restaurante, disimulado en una calle tranquila. Los clientes dejan sus prendas en el guardarropa de la entrada, quedándose solo con las zapatillas que proporciona la casa, excepto las mujeres que prefieren dejarse puestos los tacos altos.

Francia es el primer destino mundial de nudismo: con 2,6 millones de ejercitantes en el país, la cifra supera los cuatro millones de personas en verano repartidas en playas y campings, según datos de la Asociación de Nudistas de París (ANP).

Sin embargo, esta práctica se había mantenido alejada de la capital hasta hace poco, especialmente con la apertura en 2017 de un espacio nudista en el bosque de Vincennes, un pulmón verde ubicado en el este.

Además del restaurante, el año pasado se organizaron eventos mediáticos como la visita al Palacio de Tokio, un museo de arte moderno y contemporáneo, que recibió 30.000 demandas para unas 160 plazas, y la celebración de la primera Jornada Parisina de Nudismo.

Para Cedric Amato, vicepresidente de la ANP, es "demasiado temprano" para que la capital francesa acoja un restaurante de este tipo abierto todo el año. "Desnudarse para ir a comer, no es algo que se haga día sí día no", dijo por teléfono a la AFP. Amato lamentó además la falta de un espacio exterior para los días soleados.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario