Richard Branson: "El valiente puede morir, pero el cauteloso no vive"

Espectáculos

Diálogo con el creador de Virgin y primer empresario en el espacio con nave propia, a propósito de la miniserie que estrena HBO Max

El año pasado, Richard Branson le ganó a Jeff Bezos como el primer hombre en volar al espacio con una nave de su propia empresa junto con otros tres pasajeros y dos pilotos. Creador de la marca Virgin, que incluye una discográfica, megatiendas, una aerolínea, Virgin Atlantic, y otros negocios, Branson tiene otros records como la travesía más rápida del Atlántico en globo aerostático con su amigo Per Lindstrand, lo que más tarde repitió sobre el Pacífico. Esas hazañas que le valieron un lugar en los libros Guiness pero casi le cuestan la vida, se verán en la serie documental “Simplemente Branson”, en HBO Max.

La producción, dirigida por Chris Smith, recorre su vida, desde la infancia con sus padres y hermanas cuando de adolescente sufría dislexia y abandonó la escuela antes de tiempo. Sólo tenía 15 años cuando abrió su primer negocio en una cabina telefónica. A los 22 ya había ganado su primer millón. En julio de 2021 hizo historia con su odisea al espacio, un viaje que desde su gestación hasta su realización llevó 17 años. Demandó con éxito a British Airways por una campaña de “trucos sucios” que buscaba terminar con Virgin Atlantic. También explica que, aunque los viajes al espacio por parte de empresarios como él, Jeff Bezos y Elon Musk fueron tildados de frívolos, su valor radica en reducir los costos económicos, ambientales y abrieron camino a quienes quieran pagar medio millón de dólares por una travesía de 90 minutos. Ya hay 800 inscriptos. Dialogamos vía zoom con él.

Periodista: ¿Cómo fue el proceso de rodaje del documental?

Richard Branson: Al principio me ponía nervioso, porque una película o una entrevista reflejan más a la persona que la hace que al tema. Uno ignora qué ideas preconcebidas tiene el director. Recuerdo que las primeras cuatro horas fueron bastante difíciles y casi me pregunté si quería continuar. Intentaba averiguar dónde estaba el entrevistador. Me pareció luego que a pesar de los defectos, nuestro punto de vista se reflejaría bien. Cuando vi el primer episodio en Nueva York sentí que habían conseguido imágenes que ni yo sabía que existían o que había asumido que se habían perdido en incendios y huracanes.

P: ¿Qué vio de usted mismo que no sabía?

R.B.: Nunca fui a un psiquiatra ni quise pasar por ese proceso de estar en un diván porque lleva a reflexionar y pensar por qué uno actuó como lo hizo. Pero cuando me vi en la serie me di cuenta de que fui afortunado por haber sobrevivido a todas las aventuras. En mi libro “Finding My Virginity” hablo de los 79 encuentros cercanos con la muerte. La mayor parte de mi vida la dedico a intentar devolver algo a los demás pero ese aspecto no se ve mucho en el documental porque no es tan emocionante como lo aventurero.

P: ¿Qué puede decir de esas 79 ocasiones?

R.B.: Los valientes pueden no vivir para siempre, pero los cautelosos no viven en absoluto. Y he vivido mi vida con ese lema. Al ser un empresario se lucha toda la vida para sobrevivir, pero lo peor que puede pasar es que tu negocio quiebre y tengas que levantarte y empezar de nuevo. No es tan diferente de ser un aventurero en el que se lucha por sobrevivir, pero si las cosas van mal, ya no estás en este mundo, así que en ocasiones tuve que unir ambas habilidades. Hubo veces en que todas las posibilidades de supervivencia estaban en contra. Y en situaciones así podía poner todo en marcha para tratar de concentrarme día y noche en lo que había que hacer. Pero necesitaba también un golpe de suerte. Cuando perdimos los tanques de combustible al cruzar el Pacífico, necesitábamos más de lo que teníamos. La clave fue permanecer en la corriente en chorro, no abandonar y mantenerse despierto. Acabo de volver de escalar el monte Kenia así que mi cuerpo sigue funcionando y puedo esforzarme.

P: ¿Es optimista sobre el futuro del planeta?

R: Sí, pero tenemos que construir ese optimismo.

Dejá tu comentario