Gobierno dice que desde mayo rebota la economía

Ya sea porque se descubre una cura en lo inmediato o porque disminuye la cantidad de contagios de coronavirus de manera determinante, apenas los especialistas que asesoran en el área de salud le digan al presidente Alberto Fernández que se puede poner en marcha nuevamente el aparato productivo, en el Gobierno analizan una nueva convocatoria a un acuerdo económico y social con los empresarios y los sindicatos. Las previsiones son que lo peor parece estar pasando y que habrá reactivación después de mayo.

Esperan que el llamado no se demore, es decir, que no pase de septiembre o octubre, porque creen que el piso de caída de la producción ocurrió durante la segunda quincena de abril y que a partir de ahí la actividad está mejorando. El término que emplean en el Ministerio de Desarrollo Productivo es “calibrar”. Ir viendo cómo se va comportando la economía en la medida que se van sumando nuevos sectores a la actividad y que ello no dispare la curva de contagios. Superada esa etapa, y cuando ya se analice la salida de la cuarentena, la convocatoria será diferente de aquella que se planteaba antes que asumiera la actual gestión. Ahora va a ser un llamado para la “reconstrucción” de la economía.

En el equipo del ministro Matías Kulfas el cambio que se plantea para la siguiente etapa es el reemplazo de los subsidios que está dando el Estado para evitar el colapso de la empresas, por financiamiento, tanto de la banca pública como de la privada. Estiman que hoy hay 22 millones de personas percibiendo algún tipo de auxilio en dinero desde el sector público, entre los que se incluye el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) o por Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), y otro tipo de asistencia. Tan solo en esos dos programas ya se volcaron $130.000 millones en apenas dos semanas. En Desarrollo Productivo suponen que en la medida en que la economía vaya recobrando impulso, disminuirá ese tipo de asistencia y se ampliarán diferentes tipos de crédito para las empresas.

Ayer el presidente Alberto Fernández estuvo en la planta de Pacheco de la automotriz Volkswagen, para poner en marcha de nuevo la actividad, luego del receso obligado y entienden que eso es señal de una mejora progresiva hacia la salida final. También cuentan una reactviación de exportaciones de aluminio

En la cartera ya se manejan con datos del reflotado Centro de Estudios para la Producción (CEP), que durante la gestión anterior de Cambiemos había sido desactivado. Al frente está el economista Daniel Schteingart. Ayer se conocieron los datos de un primer informe para la nueva etapa que muestran la manera en que pegó la crisis, cuando en los primeros meses parecía que cambiaba la tendencia negativa que había dejado el gobierno anterior. El 67% de las empresas del sector de Recreación y Cultura registró una baja de más del 30% de su facturación real, al igual que en Hoteles y Gastronomía. En la Industria, fueron afectadas el 57% de las empresas; Transporte y Almacenamiento, 55%, Comercio, 51%; Construcción, 46%; Servicios Profesionales, Científicos y Técnicos,38%; Servicios Inmobiliarios, 36%. Salud, 29%; Información y Comunicaciones 27% al igual que el resto de los sectores.

“Todo indica que los cuarenta días comprendidos entre el 20 de marzo y fines de abril fueron el piso de la actividad económica y que en mayo gradualmente la producción se está reactivando”, afirma el reporte del CEP. El informe oficial señala que al inicio de la cuarentena el 43% de los asalariados del sector formal (unos 6 millones de trabajadores) estaban habilitados para circular, y ahora es el 66.4% con matices. En Capital Federal y Gran Buenos Aires, circula el 50% de los empleados, mientras que en provincias como Jujuy, Chubut y Tucumán, el 80%. También en consumo de energía, se destaca que al inicio de la cuarentena la demanda de empresas de materiales para la construcción había caído 93,7% y ahora esa pérdida recortó a 34%.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario