La AMIA en imágenes: el dolor en 85 retratos

Espectáculos

Curada por Elio Kapzuk, la exposición de acuarelas trae al presente sus rostros.

Son varios los artistas visuales que han pasado por la Sala de Arte de AMIA y que han abordado el tema de la memoria; entre ellos, Gerardo Feldstein, Grupo Escombros, Emiliano Miliyo, Jorge Caterbetti, Tomás Espina. Elio Kapzuk, Director de Arte y Producción de AMIA, y el artista Marcos Acosta (Córdoba, 1980) decidieron generar una muestra de 85 retratos de las víctimas del atentado del 18 de julio de 1994. Para ello se conectaron con los familiares, pero en pocos casos se conservaban los negativos y las copias en papel estaban añejadas. Hace 26 años no era tan común hacer un registro fotográfico cotidiano como lo es ahora.

En su texto curatorial, Kapzuk señala que “es ahí donde se empieza a construir el ejercicio de la memoria plástica: volver sobre una imagen y traerla al presente a través de la reescritura del rostro y de la reafirmación de los rasgos a partir de cada pincelada”. Durante siete meses, Acosta se dedicó a rescatar todo el material que se le había aportado además de estudiar la historia de cada uno de ellos. Un trabajo arduo, conmocionante para el artista, que intentó bucear en sus vidas y también imaginar cómo serían en la actualidad de no haber sido asesinados hace 26 años. Es importante destacar también la influencia en Acosta del libro-álbum “Sus nombres y sus rostros”, proyecto, redacción y edición del destacado poeta Eliahu Toker (1934-2010), publicado por AMIA en 1995, y sus palabras introductorias: “La memoria de una comunidad no sólo está hecha de fotos, testimonios y documentos, libros y obras de arte; está integrada también por lugares testigo, por paredes impregnadas de gente y de hechos; por ámbitos irremplazables donde el recuerdo y la imaginación pueden evocar trazos de historia viva.” No casualmente Acosta eligió la técnica de la acuarela ya que esta técnica implica el agua, cuya relación con la vida y el nacimiento es fundamental. Su mirada no ve esta muestra como un recordatorio sino como retratos de vida, cuando estaban en su plenitud, y la pintura les permite “ser presente”.

Acosta es un artista conocido por sus paisajes y vistas urbanas tratadas de manera no convencional ya que instala una geometría que las clausura, las interrumpe, convirtiéndolas en una visión perturbadora. Pero considera que este trabajo es muy importante en su vida. Es un acto de amor que sana en cierto modo la tristeza que le produjo uno de los hechos criminales más terribles de nuestra historia, ocurrido cuando tenía apenas 13 años, y cuya impunidad sigue cuestionando. Haber pintado a cada una de las víctimas ha sido un viaje muy profundo en el aspecto humano, un gran aprendizaje: “asumir desde el corazón que las cosas que les pasan a otros, nos pasan a todos”.

Para AMIA la exposición “Rememoria-Retratos de vida” representa una nueva forma de manifestar, desde el arte, el reclamo de memoria y justicia. En el sitio rememoria.amiamemoria.org estará exhibida de manera virtual durante un año, y se espera que cuando las circunstancias lo permitan pueda ser abierta al público en la sede de AMIA (Pasteur 633).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario