Del Peckinpah más sutil

Espectáculos

«La balada del desierto» («The Ballad of Cable Hogue», Estados Unidos, 1969). Dir.:
S. Peckinpah. Int.: J. Robards, S. Stevens, D. Warner.

A unque los hitos de Sam Peckinpah suelen ser su films más violentos como «La pandilla salvaje» o «Los perros de paja», en varias de sus películas más equilibradas en poesía y humor hay muchos elementos para descubrir su obra.
 
«La balada del desierto» está entre los títulos clave para conocer la esencia del director que revolucionó por completo al western. A principios del siglo XX, Jason Robards es un excéntrico comerciante del desierto que vive de venderle agua potable común y corriente a los escasos viajeros que aparecen en el horizonte.

Más allá de que su negocio es eficaz y su mercadería se vuelve imprescindible para sus clientes, una venganza contra dos antiguos socios que lo abandonaron como para que muera en medio de la nada es el principal móvil de las operaciones comerciales del protagonista. Si se espera la acción sin pausa y la violencia extrema que impacta en películas como «Pat Garret y Billy the Kid» o «Juramento de venganza», esta película puede resultar decepcionante. Sin embargo quien haya disfrutado del humor grotesco y la melancolía de los perdedores de «Pistoleros del atardecer» o «Junior Bonner» sabrá apreciar el encanto más sutil de este film que hasta hoy no se conseguía en video con demasiada facilidad.

D.C.

Dejá tu comentario