Desventuras de un bígamo en agradable comedia nacional

Espectáculos

Marcos Carnevale se ha probado, y fue aprobado, en la fantasía dramática, el melodrama familiar, y especialmente la comedia romántica, pero no cualquiera sino aquella que implica un desafío de originalidad, desde “Elsa y Fred” y “Corazón de León” hasta este otro corazón, que es un doble desafío porque por primera vez juega con el suspenso, y porque se juega con algo más o menos incorrecto en estos tiempos de revancha feminista. Y le sale bien, para satisfacción de todos los públicos.

La trama ya es medianamente conocida. Un hombre tiene dos esposas, dos casas, dos hijas y un hijo, dos autos, algunas otras cosas pares y un perro que anticipa lo que le puede pasar cuando las esposas se enteren de su doble vida. En ese sentido, la última media hora entra en el género del terror, al menos para el público masculino. Pero digamos que termina bien. Y con moraleja. El guión y el ritmo son excelentes, Suar, Toscano y Villamil (puestos en orden alfabético) dan clase de interpretación, la música de Iván Wyszogrod es siempre buena, aquí levemente emparentada con la de Bernard Herrmann y Roque Baños, como corresponde a la trama, y el bolero de Dannenberg que da título al film calza justo en el momento preciso, además lo canta el Cigala y dan ganas de seguir escuchándolo. Muy irónico, el título de la canción final, no diremos cuál es. Único reproche: en su viaje de un hogar a otro el bígamo para infinidad de veces frente a un lugar donde se hacen famosas medialunas, y jamás entra a comprar ni media docena. Ese tipo no merece perdón.

“Corazón loco” (Argentina, 2020). Dir.: M. Carnevale. Int.: A. Suar, G. Toscano, S. Villamil. (Netflix).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario