"Esto es transparente, no como en la política"

Espectáculos

La televisión puede generar un canal para el surgimiento de nuevos políticos. Cuando la gente elige ¿a quién va a votar? ¿cómo hace? Por la televisión. La única diferencia es que el mecanismo de surgimiento del candidato del programa será transparente, lejos de los políticos de los partidos que surgen de acuerdos que nadie ve». Así se defiende de las críticas Sebastián Meléndez, productor de «El candidato de la gente», el ciclo que arranca hoy a las 21 por América (se verá lunes y miércoles durante tres meses), en el espacio que deja vacante Jorge Lanata, y ya generó tantas expectativas como objeciones anticipadas, como la de frivolizar a la política.

Sin embargo, Meléndez aclara que lo que el nuevo programa de América buscará, ante todo, es entretener con una propuesta que perseguirá, primero, rating, segundo, anunciantes y tercero, como plus, un diputado (siempre que el candidato resulte electo en elecciones, aún sin fecha).

•Hacia el Congreso

El ganador de los 16 finalistas elegidos entre los 800 que se presentaron al casting encabezará la lista del «Partido de la gente» en las próximas elecciones a diputados nacionales que aún no tienen fecha. Y si el candidato lograra una banca en la cámara baja, habría el año que viene un programa llamado «El diputado de la gente», donde el elegido habría de demostrar cómo cumple sus promesas. Meléndez ha registrado ya el nombre y las 700 adhesiones firmadas que se obtuvieron en la convocatoria y fueron presentadas ante la justicia electoral. Las 3300 faltantes para que el partido sea legal serán reunidas en mesas en la calle, cuando comience el programa.

En Internet habrá un sitio con la presentación de los candidatos sus datos biográficos de su historia y su proyecto, para que la gente pueda chatear con ellos o participar de foros. Cada participante representará una temática es pecífica. Respecto de la elección de
Jorge Rial para la conducción, Meléndez dice que «hay un perfil en él que la gente no conoce y que asomó en el verano, cuando América fue el único canal que cubrió el cacerolazo. Rial reúne la formación periodística y el sentido del show para transformarlo en un buen producto». Entre las propuestas más ocurrentes, Meléndez cita la de un hombre que buscaba construir una escuela de autoestima, cuya falta es, según él, el problema central de la Argentina. Otra idea fue la del bono «Cadorna», que consistía en pagar las jubilaciones de privilegio, derogadas por el parlamento a futuro, con bonos. «Esa propuesta era irrefutable legalmente. Si a los ahorristas les pagan con bonos, por qué no pagar las jubilaciones de privilegio del mismo modo. No hubo delirantes, todas las propuestas tenían un fondo de seriedad y sustento muy fuertes y planteaban alternativas originales». Hasta asistió Horacio Cavallo, ex campeón del mundo de boxeo, que se acercó en calidad de presidente honorario de los cartoneros.

En Europa, en tanto, han publicado artículos asombrándose del ingenio argentino, donde a través de la TV se ofrecen puestos de trabajo, futbolistas a los clubes y desde el lunes, nuevos políticos. Para
Meléndez, «Mirado desde Europa, donde los mecanismos institucionales funcionan, un programa como éste llama la atención y no se le ocurre a nadie que un político pueda surgir de un programa de televisión. Pero desde acá no me parece tan descabellado, es más, me pregunto cómo no se le ocurrió a nadie antes. Los corresponsales europeos que cubrieron la convocatoria estaban asombrados pero los latinoamericanos se sentían bastante identificados».

El nuevo formato no será exclusividad argentina, sin embargo; en EE.UU. también habrá un reality de políticos («American candidate»), más ambicioso pues lo que se elige es un candidato a presidente, para las elecciones 2004.

Dejá tu comentario