Exquisita voz del jazz local

Espectáculos

Roxana Amed (voz, guitarra, piano). Con Alejandro Ridilenir ( guitarra). (Faena Hotel + Universe; jueves a las 22.30.)

Aunque todavía su nombre circule fundamentalmente por los ámbitos más estrictamente jazzísticos y aunque su estupendo disco «Limbo», producido por Pedro Aznar, no haya logrado un reconocimiento masivo, Roxana Amed es, sin dudas, una de las principales figuras actuales del jazz local. Es compositora y autora de muchos temas con un estilo que ronda por la balada norteamericana, tiene una dicción y una afinación que deslumbran por su precisión, puede lucirse en los tonos medios y bajos y jamás necesita del grito ni de la estridencia para exhibir su talento. Amed es figura obligada en las programaciones de los clubes de jazz y de los circuitos oficiales de conciertos; si bien el disco fue presentado en una sala grande. En todos esos casos, lo más común es verla rodeada de un grupo. Los recitales que está presentando en el Living del Faena Hotel, en cambio, proponen algo bien diferente. En concordancia con el clima del lugar -cuyo público todavía no ha terminado de

acostumbrarse a los conciertos en vivo y, en muchos casos, tiene más ganas de conversar que de escuchar música-, la cantante eligió en este caso acompañarse apenas con su guitarra o su piano -algo que habitualmente no hace en escena- y el guitarrista Alejandro Ridilenir. El repertorio va en la misma línea intimista. Ya en el comienzo, plantea una versión «a capella» de su tema «Amazing Grace». Y después recorre títulos como «Lonely People», «Wayfaring stranger», «My funny Valentine» (una joya, sola al piano), o «Diferente», para cerrar con dos imponentes covers: «Amelia» de Joni Mitchell, en castellano, y «Durazno sangrando» de Luis Alberto Spinetta.

R.S.

Dejá tu comentario