Fuerte festival ayuda a campaña en la Ciudad

Espectáculos

El Théâtre du Soleil, que dirige Ariane Mnouchkine, es la apuesta más fuerte del VI Festival Internacional de Buenos Aires que se llevará a cabo entre el 4 y el 23 de septiembre de 2007. Si bien el Festival bianual suele anunciarse con antelación, esta vez, a tres semanas de las elecciones porteñas, su anticipo, junto con la confirmación de que vendrá un auténtico ícono para los refinados paladares locales como Mnouchkine (directora de «1789» y sobre todo de la muy elogiada «Molière»), no deja de poner una ficha.

Mnouchkine presentará un espectáculo de seis horas de duración («Les éphémères», 2006) concebido como una experiencia integral que comienza cuando el espectador llega al lugar, en este caso, el Centro Municipal de Exposiciones (sede también de todas las actividades paralelas del Festival).

Antes de la función propiamente dicha, el público podrá acceder a camarines y ver cómo se maquillan los actores, luego asistirá a la representación (repartida en varios carromatos, que funcionan como escenarios móviles) y en los intervalos podrá comer en un restaurante, montado y atendido por los propios artistas. La compañía trae todo lo necesario para su puesta en 13 containers de carga.

«Fue una negociación complicada», dijo a este diario la directora del Festival, Graciela Casabé. «Llevó meses de largas conversaciones, viajes a Francia y gestiones de embajada, pero se logró. Supongo que concurrirá público de otros países de América latina porque es la primera vez que viene esta compañía a algún país de la región. Tuvimos una importante ayuda económica de la Embajada de Francia y la buena fortuna de que Mnouchkine rebajara su cachet casi en 50%.

Evidentemente, le interesa venir a Buenos Aires y lo mismo sucede con las demás compañías que traemos».

El costo del Festival, según la estimación oficial del gobierno de la ciudad, asciende a 3 millones ochocientos mil pesos. Casabé comenta: «En dólares, sería el mismo monto que el de los dos festivales últimos». A esto hay que sumarle el aporte de sponsors, embajadas e instituciones que asciende a 3 millones cuatrocientos pesos, más lo que estiman por venta de entradas (otros 800 mil pesos). La ministra de Cultura Silvia Fajre sostuvo que los montos del festival son modestos en relación a su calidad, y sacó a relucir una lista: «El Cervantino de México cuesta 10 millones de dólares, el de Bogotá 8 millones y el de Avignon 9 millones de euros».

La grilla internacional se completa con: « Kagemi» de la compañía japonesa Sankai Juku, que dio al mundo los más bellos espectáculos de danza butoh; «The Dybbuk» de Krzysztof Warlikowski (Polonia) una obra que combina el Holocausto con la transmigración de almas; «Il silenzio» y «Racconti di giugno», ambos de la Compagnia Pippo Delbono (Italia); «De monstruos y prodigios del Teatro de Ciertos Habitantes» (México); «Ensaio.Hamlet» de la Cia. dos Atores (Brasil) y «Big in Bombay» de la compañía berlinesa Dorky Park, creada y dirigida por la argentina Constanza Macras. Dicha puesta combina textos, música en vivo, danza y video.

El panorama se completa con dos obras de danza: «Conjunto di Nero» de Emio Greco (Holanda) y «Zero Negrees» de Akram Khan Company & Les Ballets C. de la B. (Reino Unido y Bélgica). Son, en total, 11 espectáculos internacionales. «Vienen más de 500 artistas» señaló Casabé. «Ya sólo los franceses del Theatre du soleil suman unas 50 personas».

La grilla nacional está integrada por 29 obras (15 de ellas fueron estrenadas entre mayo de 2005 y abril de este año). El Festival contará por primera vez con tres producciones propias: las dos últimas obras de Ricardo Bartís y de Rafael Spregelburd, y ocho trabajos de jóvenes directores que serán presentados durante el muestra como works in progress. También se realizará la segunda edición del Proyecto Cruce (para propuestas interdisciplinarias) y la edición de un libro conmemorativo, para festejar sus diez años.

Dejá tu comentario