"Baby God": estrenó HBO el film sobre un siniestro médico

Espectáculos

El film gira en torno al Dr. Quincy Fortier, especialista en fertilidad de Las Vegas, quien en los 60 asistió a cientos de mujeres en su búsqueda de quedar embarazadas y, como método de tratamiento y sin que ellas lo supieran, usó su propio esperma para inseminarlas.

Se estrenó en HBO el polémico documental “Baby God” que gira en torno al Dr. Quincy Fortier, especialista en fertilidad de Las Vegas, quien en los 60 asistió a cientos de mujeres en su búsqueda de quedar embarazadas y, como método de tratamiento y sin que ellas lo supieran, usó su propio esperma para inseminarlas. El film sigue a varios de sus hijos mientras descubren y luchan con la magnitud de un pasado que transforma por completo su identidad.

Mediante filmaciones caseras, imágenes de archivo e infografías sobre reproducción asistida, el material combina reportajes a varios de los damnificados, con esa misma mirada azul marino y nariz ancha que los emparientan con el pater familiae. Fortier se creyó el Dios del título en su trastorno delirante con la misión de reproducirse hasta el infinito. La directora de la película, Hannah Olson, descubrió el caso mientras trabajaba como productora en un programa sobre los antepasados de los famosos, “Finding Your Roots”. El documental comienza con una exdetective, Wendi Babst, en su interés por su árbol genealógico a través de pruebas de ADN caseras, lo que la hizo llegar a Fortier. Así lo explica Babst, una de las tres hijas sobre las que gira el film. “Encontré varias coincidencias con los que podrían ser primos hermanos, pero yo no tengo primos hermanos. Desconfié y recopilé más información. El apellido que aparecía siempre era Fortier, así que decidí a hablar con mamá y descubrí que mi padre biológico era el médico de fertilidad que ella había consultado en Las Vegas”.

Olson dijo que hubo muchos hijos de Fortier que se negaron a aparecer. En el film se ve cómo Babst, en clave de detective, se obsesiona con las causas por las que su padre biológico ejerció aquella práctica sostenida durante cuarenta años. Se ve la amplia descendencia de este médico (sin contar la que todavía no se enteró y jamás lo hará), enmarcada en estos tiempos tan contrapuestos a aquellos en que se llevaron a cabo estas prácticas. Fortier era un ginecólogo y obstetra reconocido, especialista en fertilidad. Un avanzado para la época. De hecho, fundó el Hospital de la Mujer en los 60 en las Vegas. El dilema moral queda expuesto y se relativiza con los testimonios de sus colaboradores: “No había banco de esperma ni se sabía que se podía congelar. En ese tiempo todos los médicos y estudiantes de medicina éramos los donantes. Quincy utilizaba técnicas de fertilidad que las pacientes ignoraban y no tenían tampoco por qué entenderlo. Pero en ese momento nadie conocía nada del ADN. Si una mujer era fecundada con una muestra de esperma no había manera de saber quién era el padre”. Su hija adoptiva, mostrada en el archivo de uno de los tribunales que enfrentó Fortier, deploró la ¨ingratitud¨ de aquellos a los que su padre había ayudado.

La infertilidad rara vez se muestra en TV o cine, salvo como trama lateral de alguno de los personajes. El año pasado se vio en Netflix ¨Vida privada¨, que abordaba con humor y sin solemnidad el drama de una pareja de artistas de mediana edad con problemas para concebir y su lucha por tener un hijo, con Paul Giamatti y Tamara Jenkins, también guionista y directora. Otro buen documental que aborda la temática es “Bebé on demand”, de Nat Geo, que plantea la diversidad en las familias, a contramano de las tradicionales con una madre y un padre, y que toca temas como la gestación subrogada, inseminación artificial o fecundación in vitro a la hora de buscar un hijo biológico.

“Baby God” (EE.UU., 2020). Dir.: Hannah Olson. Guión: CeCe Moore. Documental (HBO).

Temas

Dejá tu comentario