Zizek sirve otro chocolate de filosofía-show

Espectáculos

Borges señala, en un ensayo sobre Bernard Shaw, que una literatura difiere de otra, ulterior o anterior, menos por el texto que por la forma de ser leída. Se lee lo actual o un hecho reciente en un texto del pasado. Eso no ocurre sólo con las grandes obras del arte y la filosofía. Por eso puede sorprender que ocurra con un artículo de actualidad en un diario. Por caso que en “In These Times”, revista política editada en Chicago, se lea que “nuestra situación global (la crisis climática que es la mayor falla de mercado de la historia de la humanidad) no es solo una dura realidad sino que también está definida por lo que se puede decir y lo que no se puede decir, lo que es visible e invisible”. Deja pensando al recordar las recientes inundaciones en Nueva York o el terremoto en México. Y lo que se acaba de leer fue escrito y publicado en 2008. Las notas del pensador esloveno Slavoj Zizek tienen, en muchos casos, esa virtud. Zizek, se compartan o no sus ideas, es un provocador. Acaso eso se deba a que hace una atractiva mezcla de filosofía clásica de Kant, Hegel y Marx con el psicoanálisis de Lacan para pensar la situación política del momento, usando comparaciones con películas, novelas, avisos publicitarios y productos de la cultura pop. Zizek arrastra a leer sus ideas fusionando alta y baja cultura, como lo hizo Umberto Eco. Sostiene que “no compramos productos por su utilidad ni como símbolos de status sino para obtener la experiencia de vida que dicen brindarnos”. Proclama que “el ‘socialismo` cubano siguió vivo porque no se dio cuenta que ya murió”`. Habla de cuatro capitalismos que manejan el planeta: el neoliberal (Estados Unidos), el autoritario (China), el estado de bienestar (Europa), el populista (América Latina). Todo lo suyo es atractivo, interesante y discutible. Noam Chomsky dice que Zizek “finge tener una teoría cuando no tiene ninguna”, Harold Bloom lo despreciaba por que se deja engañar por los “pensadores” franceses. Zizek, desde su cátedra como director del Instituto Birkbeck de la Universidad de Londres, con sus editoriales dispersos en los más diversos medios, insta a reflexionar críticamente sobre lo que uno está dispuesto a creer, pensar y debatir.

M. S.

=Slavoj Zizek, “Chocolate sin grasa” (Bs.As., Ediciones Godot, 2021, 126 págs.)

Temas

Dejá tu comentario