Maná: híbrido que su público aclama

Espectáculos

En medio de la enorme lista de canciones de amor que dominan el repertorio del grupo mexicano Maná se cuelan algunas que remiten a lo social, a la pobreza, a las injusticias. Esa misma aparente dicotomía aparece en el discurso del líder y vocalista Fernando «Fher» Olvera, que se entusiasma enloquecidamente frente a las cerca de 40.000 personas que los vieron este pasado fin de semana en Vélez (cifra que muy probablemente se repetirá el próximo 23 de mayo).

También aparece esa dualidad en una banda que remite al pop de los '80 -seguramente por eso, su público está formado fundamentalmente por treintañeros o más-, que coquetea con el rock pero no se decide claramente por esa variante de la música, en un discurso poco glamoroso que se combinacon una puesta de artistas internacionales.

Así es Maná, y así están siendo estos conciertos en distintas ciudades de la Argentina, con los que están presentando el material de su último y muy vendedor álbum, «Amar es combatir». Pero esa necesidad de mostrar las nuevas canciones, no les impidió hacer un recorrido muy generoso por muchos de sus hits. A lo largo de una noche que arrancó con «Déjame entrar», desfilaron temas como «Oye mi amor», «Vivir sin aire», «¿ Dónde jugarán los niños?», «Corazón espinado», y hasta clásicos mexicanos como «El rey».

Por lo demás, no faltó ningún condimento. Un vestuario desprolijo prolijamente estudiado, papelitos y lluvia artificial, pantallas gigantes, pirotecnia muy vistosa -aunque poco efectiva desde lo musical- del baterista Alex González, y la incondicionalidad de un público al que no le importó ni el frío ni el alto precio de las entradas a la hora de acompañar a estos músicos mexicanos que, por lo visto hasta ahora, acumulan cada vez más fanáticos argentinos.

Dejá tu comentario