Revés para #MeToo: la Justicia de EE.UU. dejó en libertad a Bill Cosby

Espectáculos

Un tribunal determinó que su condena fue injusta. Sus abogados sostenían que hubo testimonios no válidos.

Bill Cosby fue dejado ayer en libertad, un revés para el movimiento #MeToo, poco después de que un tribunal anulara su condena por drogar y agredir sexualmente a una mujer hace 15 años. El actor, de 83 años salió del SCI Phoenix, una cárcel estatal de Filadelfia, pocas horas después de que la Corte Suprema de Pensilvania dictaminara que a Cosby se le había negado un juicio justo en 2018, cuando fue condenado por agredir a Andrea Constand en su mansión de Filadelfia en 2004. “Se anulan las condenas y el fallo de la sentencia de Cosby y se le deja en libertad”, escribió el tribunal en una sentencia de 79 páginas. Cosby rompió las barreras raciales con su papel en “Yo soy espía” en la década de 1960, galardonado con un Emmy, y luego como padre y médico en la exitosa serie de televisión “El Show de Bill Cosby” dos décadas después.

Su condena fue el primer veredicto de culpabilidad por agresión sexual contra una celebridad desde la aparición del movimiento contra la violencia sexual y el abuso de poder denominado #MeToo. Cosby, quien siempre ha sostenido que es inocente, cumplió más de dos años de una sentencia de tres a diez años por agresión indecente agravada. Aunque más de 60 mujeres dijeron haber sido víctimas de agresión sexual por parte de Cosby, el actor fue juzgado penalmente solo por la agresión de Constand, ya que los otros casos habían prescrito. Él ha insistido en que el encuentro con Constand fue consensuado. La defensa de Cosby presentó la segunda apelación contra su condena en agosto del año pasado. Sus abogados argumentaron que cinco mujeres no deberían haber declarado en el juicio como testigos ya que esos testimonios, que denunciaban hechos ocurridos hace “décadas”, no formaban parte del caso y habían influido en el jurado.

Los fiscales las llamaron al estrado para convencer al jurado de que Cosby había mostrado un patrón de drogadicción y agresión a las mujeres. Los abogados argumentaron también en la apelación que era “injusto” que durante el juicio se escuchara el testimonio que dio Cosby en un caso civil en el que hablaba del uso de drogas sedantes y de sus comportamientos sexuales en la década de 1970. El comediante había admitido entonces haber dado Quaaludes, una droga recreativa ahora prohibida, a mujeres con el fin de tener relaciones sexuales con ellas. Su defensa declaró después que Cosby pensaba que ese testimonio quedaría fuera del dossier del caso cuando lo dio. Pero esa admisión formó parte clave de su juicio. Los jueces coincidieron en que el “acuerdo de no enjuiciamiento” significaba que no debería haber sido acusado. “Debe ser liberado y cualquier juicio futuro por estos cargos en particular debe ser prohibido”, escribieron tres jueces. “No discutimos que esta solución sea grave e infrecuente. Pero está justificado aquí, de hecho es obligatorio”, agregaron.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que el presidente Joe Biden no dio “una reacción directa” al fallo, pero puntualizó que “desde hace mucho tiempo ha sido un defensor de la lucha contra la violencia contra las mujeres”.Cosby había perdido una primera apelación, cuando un tribunal dictaminó que la evidencia de la fiscalía había establecido el “manual único de agresión sexual” del comediante. Además, un primer juicio contra Cosby terminó declarándose nulo en junio de 2017 después de que el jurado no pudiera llegar a un veredicto unánime.

Dejá tu comentario