The End revivirá el sábado la potencia musical de Pink Floyd

Espectáculos

Una de las mejores y más exitosas bandas tributo de América Latina celebrará los 30 años de su creación con un recital en el Gran Rex, al que seguirán luego otros shows nacionales e internacionales.

“Como tantas otras bandas, The End empezó con amigos a la salida del colegio”, cuenta a este diario el músico Jorge Moffat. “Al principio tocábamos covers del rock sinfónico en general, Genesis, Supertramp, Marillion y, por supuesto, Pink Floyd. En esa época en la Argentina no existía la idea de las bandas tributo, apenas estaban Danger Four de los Beatles y un grupo que respetamos mucho, Rael, tributo a Genesis. Empezamos a tocar más seguido y entonces apareció un manager y nos dijo que no le veía futuro a que toquemos temas de distintos artistas, que lo que debíamos era hacer foco en una única banda que nos gustara. Nos quedó esa idea y decidimos sólo tocar Pink Floyd. Pero el manager se enojó, dijo que nos metíamos en un lío tremendo, que debíamos tocar otra cosa por lo difícil de la música de Pink Floyd a todo nivel, incluyendo lo tecnológico de los shows. No nos movimos de nuestra posición: le contestamos que él había pedido eso, y que se la tenía que bancar. Y así empezamos en 1991. Le pusimos al grupo The End porque en esa época lo que mas tocábamos, y lo mas popular de Pink Floyd en la Argentina, era ‘The Wall’, y The End servía para imitar la gráfica. Pero además la última palabra del último párrafo de la última canción del último disco del Pink Floyd con Waters y Gilmour, es decir ‘The Final Cut’, dice ‘The End’”.

Jorge Moffat, mas conocido como Gorgui, cantante y uno de los factótums de The End, recuerda así el comienzo de la banda que cumple 30 años y los festeja este sábado en el Gran Rex The End es una de las bandas tributos de Pink Floyd más famosas de Latinoamérica, y sólo en la Argentina tienen miles de fans que han colmado sus shows a lo largo de su carrera, tanto en los teatros Coliseo y Gran Rex como en el Luna Park y festivales en Chile y Brasil.

“No somos un calco”

Para Gorgui, el éxito de su banda radica en que “no calcamos a Pink Floyd, sino que lo interpretamos a nuestro modo, ya que por ejemplo yo no canto ni como Roger Waters ni como David Gilmour, hago los dos a mi modo. De la misma forma, Pink Floyd básicamente eran cuatro músicos, pero la gente los conoce por los discos en los que regrababan mil veces los instrumentos, y por eso nosotros somos 12, incluyendo dos guitarras, bajo, batería, tres coristas, un saxo y dos tecladistas. Uno de ellos, Carlos Kleppe es un obsesivo de los teclados vintage, como Mini Moog y esos aparatos, y tiene el que va justo en cada tema de Floyd, ya sea de la época de Syd Barret o pasando por el sonido de discos como ‘Atom’s Heart Mother’, ‘Meddle’, ‘Dark Side of the Moon” o “Wish You Were Here”.

A lo largo de estas tres décadas, The End han realizado giras con cada una de las eras de Floyd, siendo uno de sus momentos culminantes la puesta de “The Wall”. “Siempre nos pasamos de la raya en cuanto al presupuesto y el despliegue de luces y sonidos” dice el cantante de una de las pocas bandas que tocó con parlantes holofónicos. “Nuestros shows son muy costosos y siempre innovamos en equipos y efectos visuales. Para este 30 aniversario tendremos la pantalla de leds que estuvo usando Roger Waters en sus últimos shows, y un efecto con grandes pelotas flotantes de verdad que surgen del videoclip de ‘High Hopes’”.

Hubo varios momentos culminantes en la historia de The End que el cantante recuerda de esta forma: “lo que no voy a olvidar es cuando dimos el primer show en un pub de La Lucila y no sabíamos si iba a venir alguien, porque muchos nos decían que Pink Floyd era música difícil. Pero el lugar se llenó a reventar y vimos que el grupo funcionaba. Otro gran momento fue cuando cruzamos la General Paz y fuimos a un teatro como el Coliseo y se llenó. O en Brasil, cuando el público no podía creer que fuéramos argentinos, no sólo por el nivel de sonido sino porque, dado que mi madre es yanqui y mi padre de ascendencia escocesa, el inglés es casi mi lengua natal. Y el momento donde nos complicamos fue en nuestro show con arreglos sinfónicos que hicimos para cada tema con ayuda de maestros como el Pollo Raffo; era difícil trabajar con la Orquesta Sinfónica Nacional que tenía costumbres muy estrictas. Ahora, el día más glorioso fue la primera vez que tocamos con algunos de los músicos ingleses que están ahora con Pink Floyd, como Guy Pratt, y me mostró su teléfono que tenía un saludo donde decía ‘Mucha merde con el show de The End’”.

Luego de este show en el Gran Rex los festejos del 30 aniversario seguirán los próximos meses en teatros del conurbano, con un show al aire libre en Nordelta y un próximo regreso a Brasil, seguido de algun concierto en Chile. Donde hasta ahora no se han atrevido a ir es a Inglaterra: “a diferencia de los grupos tributo Beatle, acá no hay ningún espíritu de competencia. Conocemos bandas tributo anglosajonas a Pink Floyd, sobre todo una australiana que es realmente buena, pero en este tipo de homenaje cada uno hace lo suyo”.

Temas

Dejá tu comentario