Por menor demanda, plataformas incluirían publicidad

Espectáculos

La lenta pero persistente caída en las cifras de nuevos suscriptores a las plataformas de streaming en los Estados Unidos ha encendido las alarmas en el sector. A medida que la población es vacunada masivamente, la reapertura de cines y teatros incrementó esta tendencia en descenso. “Tuvimos 10 años en los que crecimos sin parar, y luego se tambaleó un poco”, dijo hace poco el CEO de Netflix, Reed Hastings, sobre los decepcionantes resultados del primer trimestre de la empresa. Como señaló ayer The Hollywood Reporter, no fue sólo Netflix. Disney+ tampoco cumplió con las expectativas de Wall Street, ya que al final del mismo período contaba con 103,6 millones de suscriptores, muy por debajo de los 110 millones que se habían previsto. La inclusión generalizada de publicidad, que algunas plataformas nuevas ya han hecho, sería el siguiente paso.

Esta retracción llevó a analistas y ejecutivos de la industria a elaborar varias teorías para explicarla: la primera sugiere que, aunque la pandemia impulsó el consumo del streaming (en beneficio de Netflix y Disney+ en 2020), ahora se está volviendo en su contra. Ahora Netflix dice que los casi nuevos 40 millones de abonados durante la pandemia dejó al mercado más reducido este año. Disney+ argumentó lo mismo: “Con 95 millones de suscripciones netas de Disney+ en sus primeros cinco trimestres, el impulso estaba destinado a desacelerarse en algún momento”. En el caso de la reapertura, los mismos indicios que vuelven optimistas a los propietarios de las salas de cine son motivo de preocupación para los ejecutivos del streaming. La falta de programación nueva, resultado del retraso en rodajes y posproducción debido a la pandemia, provoca enflaquecimiento de la oferta audiovisual.

En el sector del streaming, los ejecutivos apuestan a un retorno pleno a la producción para volver a aumentar el número de abonados. En ese sentido, existe la expectativa de que la última mitad del año podría marcar el regreso de algo más cercano a la normalidad, con una “reaceleración del crecimiento hacia final de año”, dijo el codirector general de Netflix, Ted Sarandos. “El contenido se ha estancado en la cadena de suministro debido al cierre de la producción”, dijo por su parte el consejero delegado de Disney, Bob Chapek. “Esperamos tener un flujo de contenidos completo para 2022 o 2023, cuando realmente estemos en el tipo de producción que queremos tener en el futuro”.

Paramount+ y HBO Max apuestan a rebajar costos de suscripción e incorporar publicidad para atraer a los abonados que sienten que hay ya demasiadas plataformas en las que abonarse y no quieren seguir sumando gastos en sus tarjetas de crédito. “El streaming con publicidad es ahora fundamental”, dijo Andre Swanston, director de la empresa de medición Tru Optik. “Era casi un imperativo comercial. Mi mayor sorpresa es que Netflix aún no haya hecho lo mismo”.

La expansión internacional es otra estrategia que se adopta para impulsar los abonos. Este mes, HBO Max se lanzó en 39 territorios de América Latina, a razón de tres a seis dólares al mes. “Si queremos llegar a los 100 millones de hogares, lo primero que hay que hacer es preguntar cuánto pueden pagar estos hogares”, dijo el gerente de HBO Max Latin America, Luis Durán, en el evento de lanzamiento que fue transmitido por streaming. WarnerMedia se adelantó a Netflix y Disney+, que han sumado decenas de millones de suscriptores internacionales ofreciendo planes más baratos en todo el mundo.

Dejá tu comentario