Provincia dio luz verde al teatro pero CABA sigue aún sin definirse

Espectáculos

En la Ciudad la reapertura sería gradual, según cada sala y sus condiciones sanitarias.

A diferencia de lo que se suponía, la provincia de Buenos Aires autorizó ayer (con las restricciones sanitarias correspondientes) la actividad teatral en la temporada de verano, a la que se había opuesto el pasado martes, mientras que CABA no dio aún señales claras y pospuso las definiciones.

Las reuniones entre funcionarios de la Provincia (por la mañana) y Ciudad (por la tarde) con representantes de la comunidad teatral arrojaron resultados dispares. Provincia acordó, a través de los ministros Augusto Costa (Producción) y Nicolás Kreplak (Salud) que se podrán desarrollar en la costa, durante el verano, actividades teatrales y musicales en espacios abiertos y cerrados; en la Ciudad la reunión de los ministros Fernán Quirós (Salud) y Enrique Avogadro (Cultura), con miembros de AADET, ARTEI, ESCENA y Jorge Telerman por el Complejo Teatral de Buenos Aires no llegó a definir fechas sino nuevos encuentros para revisar las especificaciones técnicas de los teatros.

En el ámbito de la Ciudad se pidió a los teatristas un relevamiento técnico de las diferentes salas, lo que se explica por la heterogeneidad entre teatros de la calle Corrientes, y salas oficiales y alternativas. Carlos Rottemberg lo explicó así a este diario: “La especificidad de cada sector hace que se tenga que estudiar no sólo cada ámbito sino hasta cada sala en particular. No hubo respuesta por sí o por no, pero sí la voluntad de intentar lo antes posible, inclusive si fuese posible este mismo año, recibir público en forma presencial. Falta recorrer todavía un camino que, como dijo Quirós, esperemos se avance pronto”.

Ariel Stolier, del Paseo La Plaza, dijo a este diario: “Esperamos que el relevamiento técnico que podamos ofrecer la semana que viene sea suficiente para brindar alguna fecha concreta de reapertura. Se pide un detalle de, por ejemplo, los sistemas de ventilación, luego de que se conociera que el virus puede transmitirse a través de éstos. Se intentará que sea un proceso corto y con las salas más representativas, y a la vez analizar cada uno de los espacios independientes para ver su factibilidad para funcionar. Sobre ese chequeo se evaluarán los próximos pasos incluyendo aforo, tipo de espectáculo y fecha posible de apertura. Las expectativas son trabajar en términos prácticos con el área pública”.

Sebastián Blutrach, de AADET y El Picadero, consideró: “Finalmente pudimos tener un mano a mano con Quirós. Teníamos expectativa de que el camino podía ser más sencillo pero se está trabajando a conciencia y llevará tiempo. Luego del relevamiento técnico quizá se haga un regreso donde no abran todas las salas a la vez y se vayan poniendo en condiciones aquellas que deban ser revisadas. Todo lógico, lo más difícil de manejar es la ansiedad”.

Mariano Stolkiner de ARTE, consideró: “Escuchamos más de lo que hablamos en cuanto a alternativas que expone el gobierno en torno a habilitar gradualmente. Tiene que ver con unas cuantas variables, como el tamaño del espacio, pero no es la única. No implica que las salas chicas demoren en abrir y las grandes abran antes. Incide la salida al exterior directa con ventanas, circulación, etcétera. Lo más probable es que la reapertura sea gradual y se abran algunas primero”.

Sobre la reunión matutina con Provincia, Blutrach expresó: “Ningún ministro de cultura quiere tener la temporada cerrada, la voluntad es de todos. Nos pusimos de acuerdo muy rápido y quedaron temas puntuales para empezar a trabajar. Sabemos que será una temporada atípica y chica, pero es mejor esto a lo del lunes sobre la no temporada. No creemos que la gente se mande en masa al teatro, veremos de a poquito si se puede aumentar el aforo”. Desde AADET señalaron que en Mar del Plata se comenzará con un aforo de apenas 30% de la capacidad de las salas, cuando se creía que la inicial sería de 50% para pasar luego a un 75%. “Si la situación sanitaria es buena se irá ampliando y si es mala se irá cerrando”, aseguró Blutrach.

En cuanto al acondicionamiento de salas según el protocolo, dijeron que las que cumplen con la amplitud en metros cuadrados y metros cúbicos por los altos techos, presentan casi todo en condiciones excepto la cuestión de la ventilación. Para abrir sería preciso utilizar filtros específicos, que evaluarán si existen en el país o deberán ser importados, lo que incidirá en los altos costos. De lo contrario, los teatros deberán mantener apagada la refrigeración. “Se ventilará antes y después, sin aire como se hacía en los 80. Al haber luces led y menos aforo, el calor podrá manejarse de esa manera”, consideró Blutrach.

Otra de las iniciativas de AADET consiste en destinar alguna gran sala marplatense a los grupos independientes, cuyas pequeñas salas no se adecuan al protocolo no sólo por la capacidad sino por no presentar ventanas a la calle con ventilación natural. Las salas amplias permiten poner al público con distancia. Carlos Rottemberg y Lino Patalano, propietarios de salas marplatenses, estudiarían cuál destinar al teatro independiente. La provincia tiene las grandes salas del Auditorium y otros espacios.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario