24 de octubre 2023 - 12:31

Ricardo Iorio, el poeta sensible que inventó un heavy metal argentino

El artista murió a los 61 años. Fue artífice de las bandas más icónicas del género. Propició cruces con el folklore, el tango y las músicas autóctonas y dio testimonio en tiempos difíciles.

Ricardo Iorio murió a los 61 años.

Ricardo Iorio murió a los 61 años.

"Hola, no nos dejan tocar más, así que vamos a tocar dos temas más y nos vamos. 'Parcas sangrientas' y ¡los hippies que se mueran!". Corría 1982, la guerra de Malvinas seguía fresca y la música en castellano tenía carta blanca para hacer y deshacer. Bajo en mano, Ricardo Iorio toreaba a un público que, entre reacio e indiferente, le daba la espalda a las proclamas incendiarias de V8 en el festival BA Rock.

Aquellos días iniciáticos formaron la génesis de una leyenda que hoy se extinguió a los 61 años. Iorio fue mucho más que el polemista que asaltaba las pantallas con definiciones cuanto menos explosivas. Iorio fue un artista visceral y reflexivo, que se granjeó el amor y respeto de sus colegas. Desde Babasónicos hasta León Gieco, desde Flavio Cianciarullo hasta Kapanga, todos los querían.

Ávido cantor, Ricardo puso el énfasis en lo nacional, incluso cuando el destino manifiesto de una Nación que nadaba en aguas superficiales parecía estar en el norte. "Somos los negros, somos los grasas, pero conchetos no", arengaban las hordas que copaban cada uno de los shows de Hermética a lo largo y ancho del país, un manifiesto contra el abismo al que se encaminaban.

Detrás del hombre rudo, de las malas palabras y los modos escandalosos, yacía un corazón sensible y una mente generosa. Iorio acercó a las nuevas generaciones a la obra de Almafuerte, Macedonio Fernández, José Larralde, Rubén Patagonia y tantos artistas más. Cantó y contó historias del gauchaje, de los pueblos originarios, de los fortines, la indiada, la "frontera" y también del más allá.

Iorio v8.jpg

Sus tres bandas -V8, Hermética y Almafuerte- forjaron la identidad de un heavy metal nacional que gracias a él supo vincularse con el folklore y las músicas autóctonas, abriendo la puerta a fructíferos cruces de estilos y narrativas.

Si en V8 primaba la furia contra un sistema que había hecho estragos a sangre y fuego, Hermética fue la reflexión que retumbó en los cimientos de un país al borde del colapso. "Gil trabajador", "Tu eres tu seguridad", "Masa anestesiada" y "Del colimba" son algunos himnos generacionales que dieron cuenta de una realidad en la que ya no valía la pena luchar por nada.

En medio de esa búsqueda existencialista y nihilista se filtraban rayos de los cotidiano. "Soy de la esquina" o "En las calles de Liniers", por caso; postales de un paisaje urbano contorneado por una decadencia en la que solo quedaba refugiarse en lo simple. Cuando otros veían en la fantasía su campo de creatividad, la H reflejaba una realidad abrumadora.

Almafuerte, la última gran aventura de Iorio. Desde allí aportó más piezas al cancionero popular argentino. Fue amo y señor de la banda pero tuvo de escudero al "Tano" Marciello, figura excluyente a la hora de entender el fenómeno. Con esa plataforma explotó una veta nacionalista. Los entornos citadinos viraron hacia escenarios camperos y un clivaje tradicionalista.

Gieco Iorio.jpg
Respeto. León Gieco muestra una foto de Iorio junto al Chango Spasiuk.

Respeto. León Gieco muestra una foto de Iorio junto al Chango Spasiuk.

En paralelo, su faceta solista dejó "Ayer deseo, hoy realidad", un logrado álbum donde el cantor se dio el lujo de homenajear a Spinetta, Billy Bond, Color Humano y Pappo, entre otros colosos.

Ricardo Iorio murió. Se escribirán ríos de tinta sobre las polémicas, las tragedias y las idas y venidas que marcaron sus últimos años. No es intención de esta nota abrevar en ellas.

Todos y cada uno de nosotros, buenos y malos, héroes y villanos, pasamos por este plano intentando hacer lo mejor posible. Trascender es para pocos.

"Es el amor el responsable/única guía del espíritu imperfecto/es el amor el responsable, creo yo/es la verdad, es el sentido, el padre nuestro".

Dejá tu comentario

Te puede interesar