Suma de obviedades sobre el amor

Espectáculos

Zygmunt Bauman «Amor líquido» (Bs.As., Fondo de Cultura Económica, 2005. 203 págs.)

Nacido en 1925, este famoso sociólogo polaco radicado en Inglaterra desde hace varias décadas, fue uno de los primeros en analizar críticamente las características y tendencias de la cultura contemporánea. Incluso, hay quienes le atribuyen la creación del concepto «posmodernidad» desarrollado en varias de sus obras («La globalización: consecuencias humanas»; «Etica posmoderna», «La sociedad sitiada») y al que más tarde reemplazó por el de «modernidad líquida».

Bauman
articuló el mundo de la macropolítica con el de la vida privada tratando de dilucidar qué factores han contribuido a erosionar nuestra capacidad para pensar en términos comunitarios, tanto en relación a nuestros intereses como a nuestro destino. En «Amor líquido: Acerca de la fragilidad de los vínculos humanos» (2000) retoma algunos de los conceptos vertidos en su famoso ensayo «Modernidad líquida», pero haciendo foco en el criterio consumista con que se experimenta el amor o el deseo. El libro está dedicado «a los riesgos y angustias de vivir juntos, y separados, en nuestro moderno mundo líquido», y tal como lo advierte el autor se vale de una estructura decididamente fragmentaria para circular por los temas que lo preocupan. Entre ellos, la irrupción de la telefonía celular e Internet, la mixofobia (fobia a los grupos multiétnicos) o las dificultades de amar al prójimo, donde desliza una feroz crítica contra de «La lista de Schindler» de Steven Spielberg. Bauman no aprueba el tratamiento que le dio el cineasta al tema de la Shoa, un vergonzoso episodio de nuestra historia que él mismo se ocupó de revisar en su polémico ensayo «Modernidad y Holocausto». «Amor líquido» es un libro evidentementedestinado a un público masivo al que autor intenta seducir mediante textos breves de un tono coloquial que incluyen numerosas citas periodísticas extraídas de distintos suplementos dominicales, mencionan programas de la TV inglesa y episodios políticos (entre ellos la puja electoral Chirac-Jospin que tuvo lugar en Francia, en el 2000) que hoy suenan algo desactualizados. A decir verdad, este nuevo título de su producción exhibe más sentido común que capacidad de análisis. En su afán de auscultar las disfuncionalidades que aquejan al hombre de hoy, Bauman recurrió al psicoanálisis freudiano, un campo que no parece dominar muy bien. Su bibliografía de consulta es casi nula y las citas del «El arte de amar» de Erich Fromm no contribuyen a tomar demasiado en serio su investigación.

Patricia Espinosa

Dejá tu comentario