Segismundo, metáfora de la pandemia

Espectáculos

La plataforma del Teatro San Martín subirá mañana "La vida es sueño", según Calixto Bleito. La actriz es coprotagonista con Joaquín Furriel del clásico de Calderón que se verá en streaming.

“Estamos narcotizados como Segismundo, con cierto humor lo digo, cuando lo duermen para trasladarlo y explicarle que es heredero. Y si no llega a comportarse de manera adecuada, lo vuelven a dormir diciéndole que todo fue un sueño. Pero esto no es un sueño” , reflexiona Muriel Santa Ana cuando se le pregunta por cierto paralelismo entre “La vida es sueño” y el aislamiento por la pandemia. La obra de Pedro Calderón de la Barca, que protagonizó junto a Joaquín Furriel y dirección de Calixto Bieito en la sala Martín Coronado, sube mañana al streaming del Teatro San Martín. Conversamos con Santa Ana.

Periodista: ¿Cómo fue esta versión del clásico de Calderón en dirección actoral y puesta?

Muriel Santa Ana: Es un clásico español en verso, algo a lo que los actores argentinos no estamos habituados, ni a verlo ni a hacerlo. Primero tuvimos que acceder a esa técnica que tiene que ver con atrapar la musicalidad e imágenes que hay en ese texto de Calderón, tan barroco. Para eso fue importante estar a la altura física y aeróbica porque requiere de un fiato, son obras que cansan si uno no está con el tono muscular adecuado. Calixto lo explicó desde el primer momento y para eso todo el elenco se preparó, trabajó y entrenó. Su puesta nos ayudó mucho, era con mínimos elementos, un enorme espejo que se movía y un piso cubierto por una piedra molida donde literalmente nos enterrábamos en ese pedregullo. Era bastante difícil mantener el ritmo y velocidad que Calixto requería; no nos podíamos detener y para eso había que decir el texto, conocerlo, haberlo estudiado. Calixto la definió como un thriller filosófico donde hay suspenso, aventura, sangre, enfrentamientos, traiciones, finales imprevistos y por su puesto filosófico por la enorme reflexión que hace la obra sobre lo precario de condición humana.

P.: ¿Encuentra puntos de contacto entre el drama de Segismundo y la pandemia?

M.S.A.: Los grandes autores de teatro, que son poetas, resuenan en esta época pero no sólo por esta circunstancia. Calderón pone a Segismundo encerrado porque su padre teme una profecía que se hizo sobre el destino de ese príncipe por nacer. Se lo mantiene encerrado engañado. Y sí, podemos pensar que estamos narcotizados como Segismundo pero esto no es un sueño y estamos con altos niveles de dolor y sufrimiento. Los grandes autores siempre se han ocupado de eso, de la tragedia humana.

P.: El teatro por streaming, ¿es teatro?

M.S.A.: Es una evocación, nos recuerda de qué se trata el teatro, que ha sobrevivido a muchas cosas, y esta será una más, confío en eso. Pero no son tiempos de afirmaciones, claramente está todo resquebrajado, nada nos sostiene. El teatro por streaming se deja ver, de hecho la gente está pagando en teatros independientes y me alegra que el público pague para sentarse en su casa frente a la pantalla a ver actores argentinos, hasta me parece conmovedor. Después a mi me gusta ir al teatro, amo mi vida actriz, me gusta la relación con el público, es otra cosa, falta esa inmediatez porque el teatro es esa relación con el público que está presente, entre muchas otras cosas.

P.: ¿Cómo lleva la cuarentena?

M.S.A.: Al principio fue muy difícil, venía ensayando mucho una obra con Diego Manso y pasé a preparar alcohol y lavandina frente a una amenaza de muerte inminente, estuve bastante complicada anímicamente. El “Quedate en casa” funciona cuando uno tiene casa con calefacción, heladera, internet, teléfono, libros y cosas lindas. Pero ver la situación en la que está mucha gente es desolador. Cuando empezó todo, ver los muertos en Europa, que el mundo se haya transformado en eso, en ataúdes, en fosas, no me resultó fácil, y ahora acá se está complicando mucho. La llevo como puedo, también hay cosas lindas como mi grupo de filosofía, taller de lectura, charlas con un director de teatro, otro curso sobre psicoanálisis y filosofía, hago actividad física. Estoy con mi ritmo de mi casa, lento, y la gente que trabaja sigue en otro ritmo. Veo una cuestión acelerada en el afuera, de que es todo virtual, con el teléfono, esto del WhatsApp que de por sí era invasivo, ahora es más, a cualquier hora cualquier cosa. Al mismo tiempo ha sido linda que suban esta obra, poder rememorar de qué se trató, volver a charlar con Joaquín, mandarnos fotos, eso es muy lindo. Al no haber un presente, da todo lo mismo y todas las horas parecen iguales. No nos quedó otra que ir al pasado, a las fotos de archivo para mirar lo logrado, ya que no podemos lograr mucho en el presente.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario