NatGeo repuso mejor serie sobre epidemias

Espectáculos

Julianna Margulies y Noah Emmerich interpretan a dos médicos militares que advierten a un gobierno escéptico los riesgos del virus africano.

Acorde a la época y sin mucho aviso previo, el último fin de semana el canal National Geographic reestrenó la serie “The Hot Zone”, lanzada a mediados del año pasado. Más una miniserie al estilo clásico del origen del género en los años ’70 que una serie en el sentido actual –son sólo seis episodios de una hora-, “The Hot Zone” fue uno de los mejores programas emitidos por NatGeo en 2019, que dramatizaba con razonable rigor histórico los terroríficos hechos verídicos de cómo unos médicos y científicos de las fuerzas armadas estadounidenses lograron evitar que el virus del ébola se propagara en el territorio norteamericano.

Dirigida por Nick Murphy y Michael Upendahl y producida por James V. Hart, “The Hot Zone” transcurre en dos épocas y lugares diferentes. Si bien la mayoría de la acción tiene lugar en 1989 en un suburbio de Washington DC, donde los chimpancés de un laboratorio experimental demuestran tener ébola y empiezan a contagiar al personal, y varios años antes en Zaire, cuando surgió la epidemia de este virus que puede matar en horas y contagiar en segundos. Julianna Margulies y Noah Emmerich son los médicos militares que tienen que hacerse cargo de evitar la propagación del virus en la capital estadounidense, y parte del enorme suspenso que consigue el guión es la desesperación de los protagonistas por convencer a sus superiores de que el virus está en su territorio y que podría afectar en horas a toda la población, mientras advierten que la posición oficial es no tomar el asunto demasiado en serio, y mostrarse preocupados por evitar el pánico a través de los medios masivos antes de ocuparse de que no se masifique el contagio.

Pero si las escenas de 1989 son las que generan más tensión y suspenso, son las secuencias africanas las que llevan a “The Hot Zone” al borde del género de terror. Es que necesariamente una descripción seria de cómo explotó en Zaire el ébola necesariamente será horripilante. Y una de las grandes cualidades de la serie es cómo logra entrelazar las dos épocas y lugares, con los mismos personajes interpretados por distintos actores, dada la juventud de los médicos que curaban poblaciones africanas en riesgo por enfermedades más convencionales que el más peligroso y por entonces desconocido ébola. Bien escrita y dirigida, también está excelentemente actuada por un elenco que incluye nombres como Topher Grace y James D’Arcy.

Esta fue una de las mejores series emitidas en 2019 por señales de cable sobre “divulgación científica e histórica”. Y también lo es ahora en este mes de cuarentena cuando el cable ofrece material menos interesante con respecto a epidemias, incluyendo las profecías de Nostradamus para el siglo XXI, la gripe A de History, y hasta un flamante documental sobre el origen chino del coronavirus estrenado por Discovery el sábado pasado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario