Visita online a testimonios del pasado

Espectáculos

Durante junio, podrá verse una selección de sus obras a través de tres videos didácticos.

En las salas del Museo de Calcos y Escultura Comparada Ernesto de la Cárcova se exhibe de modo permanente la colección de calcos-reproducciones en yeso de originales de obras maestras escultóricas expuestas en museos como el Louvre, el Británico, el Nacional de Antropología de México o la Academia de Florencia. Abarca más de 4000 años de historia y continúa produciendo contenido educativo y de intercambio. Como casi todos los museos de nuestro país, el equipo educativo presenta, de manera virtual, una selección de obras de su colección permanente.

El primer video, a cargo de Rosario Arias Usandivaras, es “Monumento 21”, de Santa Lucía de Cotzumalguapa, cuyo relieve original se encuentra en la zona arqueológica maya precolombina del mismo nombre al suroeste de Guatemala. Está labrado en una roca natural de basalto que aflora de la tierra, actualmente deteriorado por la intemperie y el vandalismo. Estas rocas eran objeto de culto y la del Monumento 21 tiene carácter ritual. En la parte superior aparecen personajes glorificados en un ambiente donde existen muchas plantas y son considerados “lugares paradisíacos” o también “el mundo florido”, con signos solares, vegetación sobrenatural y aves con plumajes exuberantes. Están relacionados con un complejo mundo de metáforas de los pueblos mejicanos que evocan el cromatismo de los fenómenos naturales, la luz solar del amanecer y atardecer, las flores, el sacrificio humano y los ancestros.

El registro inferior está lleno de volutas del habla, por ejemplo, la cabeza del dios de la muerte que está en el pecho del personaje central pareciera estar hablando o cantando. “El cantor, danzante sacrificador”, es un personaje central, blande un gran cuchillo con el que corta las frutas que penden de las enredaderas que, a su vez, tienen rostro humano. El acto del degüello está relacionado con el acto de cosechar frutas y cacao ya que, en el sur de Guatemala, el sacrificio de cautivos de guerra era concebido y representado como equivalente de su cosecha. Otro personaje, “Brujo, Sacerdote, Músico” toca un tambor y el elemento percutor es un fémur humano. Este valioso calco ingresó al país en 1911 con un lote de esculturas pedidas por Juan B. Ambrosetti, pionero de la etnografía, y cedido al museo a través de una donación del entonces Ministerio de Instrucción Pública.

A partir de la semana próxima también se exhibirá “La Dama de Elche”, escultura íbera realizada en piedra caliza entre los siglos V y IV a. C. que mide 56 cm de alto, 45 cm de ancho y 37 cm de profundidad. Es el busto de una dama de rostro perfecto, ricamente ataviada. Su tocado está compuesto por una tiara cubierta por un velo, una diadema sobre la frente y dos rodetes que enmarcan el rostro. Luce collares con anforillas y porta amuletos, originalmente estuvo policromada y con los ojos rellenos de pasta vítrea. Se la encontró por casualidad en Elche (Alicante) y fue comprada por el Museo del Louvre. En 1941, en un intercambio de obras entre España y Francia, fue a dar al Museo del Prado y finalmente en 1972 al Museo Arqueológico Nacional de Madrid. La escultura tendría un uso funerario y después de muchas controversias, se llegó a la conclusión de que era una mujer perteneciente a la nobleza por la abundancia de joyas. El escultor valenciano Manolo Valdés realizó en 2007,como homenaje a esta escultura, una obra que tituló “La Dama Ibérica” de 18 metros. El Museo de Calcos y Escultura Comparada fue inaugurado en 1928, está situado en Av. España 1701, Puerto Madero. A causa de la cuarentena permanece cerrado pero se puede ingresar a su sitio por Instagram: @museo delacarcova.una. Facebook: La Carcova-UNA y lasartesconectar.una.edu.ar.

Dejá tu comentario