Mercado festejó el tan ansiado acuerdo de la deuda: bonos treparon hasta 9,6% (acciones, de mayor a menor)

Finanzas

Los títulos argentinos en dólares anotaron subas en forma generalizada como reacción al acuerdo del Gobierno con los acreedores para reestructurar la deuda bajo ley extranjera. En cambio, el principal índice de BYMA bajó 0,6% ante una previsible toma de ganancias tras un inicio fuertemente alcista.

Por el aliento optimista que generó entre los inversores el anuncio de madrugada del tan ansiado acuerdo entre el Gobierno y los acreedores por el canje de la deuda bajo ley extranjera, los bonos en dólares se dispararon hasta casi 10% este martes, llevando al riesgo país a tocar niveles mínimos desde fines de febrero, al tiempo que las acciones fueron de mayor a menor, ante una previsible toma de ganancias tras las fuertes subas intradiarias.

Si bien las subas fueron muy importantes en muchos de los activos argentinos por el alivio que implica el acuerdo por la renegociación de la deuda (de cara a una eventual recuperación de la economía), no hubo clima de euforia en el mercado, en parte, porque un "deal" estaba parcialmente descontado en los precios, pero también porque los agentes económicos aún mantienen ciertas dudas sobre cómo logrará el Gobierno resolver los desequilibrios macro post pandemia.

Más allá de esto, desde el inicio de la jornada, los principales títulos en dólares se mostraron muy tomadores, algo que se reflejó en varias subas consolidadas al cierre, que llegaron hasta 9,6%, tal como registró el título Argentina 2027. Pero también se observaron firmes subas en el bono centenario, que escaló un 6,8%; en el Bonar 2024 (D), que ganó 4,4%; en el Par ley local (D), que se apreció un 4,2%; y el Bonar 2020 (D), que avanzo un 4,1%.

Frente a ello, el riesgo país de Argentina, medido por el banco JP.Morgan, se desplomó 9,75% y quedó a un paso de perforar los 2.000 puntos básicos: cerró a 2.027 unidades, nuevo mínimo desde mediados de febrero pasado.

Argentina y sus principales acreedores "llegaron a un acuerdo en el día de la fecha que les permitirá (...) apoyar la propuesta de reestructuración de deuda de Argentina y otorgarle a la República un alivio de deuda significativo", afirmó en la madrugada del martes el Ministerio de Economía a través de un comunicado.

Tras meses de difíciles negociaciones, Economía expresó que ajustaría algunas fechas de pago y cláusulas legales para mejorar lo que se había anunciado como la oferta "final" a principios de julio, sin modificar el pago general de capital o intereses. Con esos retoques, se logró mejorar el VPN de la oferta desde los u$s53,5 hasta los u$s54,8 , por cada lamina de u$s100, considerando una exit yield del 10%. "El objetivo que nos fijamos, lo hemos logrado. Para la Argentina, el acuerdo que hemos alcanzado significan 37.700 millones de dólares menos que deberemos pagar en los próximos 10 años", dijo el presidente Alberto Fernández durante un acto.

Entre los acreedores que aceptaron el acuerdo se destacan el Grupo Ad Hoc, el Comité de Acreedores de Argentina y el Grupo de tenedores de bonos Exchange, trío que se había asociado para oponerse a una oferta previa del Gobierno, lo que provocó un estancamiento en las negociaciones y amenazaba la posibilidad de un eventual acuerdo. Los bonistas se mostraron "complacidos" por la propuesta argentina, mientras que el Fondo Monetario Internacional (FMI) felicitó a las dos partes por lo que consideró un "paso significativo",

Los operadores festejaron este acuerdo ya que encaminaría a que el canje logre un elevado nivel de adhesión y así se pueda finalmente cerrar de forma exitosa una larga y dura negociación. "La positiva dinámica de los títulos argentinos tras el acuerdo podría empujar el riesgo país hacia los 1.000 puntos en un futuro", proyectó el economista Gustavo Ber.

El analista de Rava, Joaquín Candia, remarcó que "esta era una noticia que el mercado esperaba hace tiempo y es por eso que los precios de los bonos emitidos en moneda extranjera vieron subir sus cotizaciones".

De todos modos, los avances observados en la jornada fueron de mayor a menor, entre otras causas, por previsibles toma de ganancias, pero también por la compleja actual situación económica, más allá de que este martes se despejó una cuestión medular para comenzar a creer en la recuperación.

Los operadores son conscientes de que la favorable resolución de la deuda era una condición necesaria, aunque no suficiente, para poder avanzar con la agenda de desafíos económicos que enfrenta el país, potenciados a partir de la pandemia.

“Si bien en las últimas 48 horas los bonos y acciones subieron 10% medidos en dólares, hoy no hemos tenido euforia porque Argentina para delante tiene aún muchos temas por arreglar. Creo que es el motivo de fondo por el cual no tuvimos unas subas exageradas este martes”, señaló a Ámbito Emilse Córdoba, directora en Bell Bursátil.

Para la especialista, “de acá para delante, el mercado va a ir midiendo las decisiones que tome el Gobierno, por ejemplo, en cómo cubrir el déficit, si deja de emitir o no”.

“La fuerte suba en el valor de los bonos, y la baja en el precio de los diferentes dólares, da cuenta del paso positivo que ha dado Argentina. El acuerdo de la deuda es una gran noticia, a pesar de lo largo y dura que fue la negociación. De todos modos, esto es el primer paso de un ordenamiento macroeconómico que el Gobierno tiene que llevar a cabo”, enfatizó en la misma línea el director de Balanz Capital, Pablo Castagna, en diálogo con Ámbito.

Vale remarcar que si bien se selló el acuerdo con los principales fondos, el Gobierno extendió nuevamente la oferta del canje hasta el 24 de agosto, mientras que se mantiene la fecha de liquidación de la operación el 4 de septiembre.

"Aunque falte tiempo para saber el éxito de la operación, con los comunicados de los consorcios conocidos este martes podemos estimar que habrá un alto porcentaje de aceptación, suficiente para activar las Cláusulas de Acción Colectiva (CACs) y así se lograría reestructurar toda la deuda sin el riesgo de que luego surjan holdouts", agregó Candia.

Acciones, de mayor a menor

Tras una importante ganancia inicial, la bolsa porteña borró las subas hacia el final de la jornada y el índice S&P Merval de BYMA perdió un 0,6% a 52.186,30 unidades. El panel líder llegó a saltar en el arranque casi un 7%, para alcanzar un máximo histórico intradiario de 56.114,04 unidades.

Un dato relevante para destacar fue el significativo volumen operado, que alcanzó los $4.273,1 millones, de los cuales las acciones del Grupo Financiero Galicia, representaron más del 32% del total transado. “Creo que hoy salieron muchos especuladores de corto plazo, lo que se reflejó en un buen volumen operado”, evaluó la directora de Bell Bursátil.

Respecto de la performance del día sobresalieron las subas de Edenor (+5,1%) y de BYMA (+4,7%), mientras que por el lado contrario se sobresalió el sector bancario con Supervielle (-3,3%) y el banco BBVA (-3,3%) liderando las bajas.

En Wall Street, los ADRs de bancos y energéticas fueron los más demandados en el inicio de la jornada por parte de los operadores del exterior orientados al ¨trading¨, en busca de aprovechar tácticamente el "momentum" - desde castigadas valuaciones - del acuerdo con los bonistas

Pero, con el correr de las horas, muchos inversores comenzaron a tomar ganancias, teniendo en cuenta las fuertes subas del lunes (de hasta 12,5%), y las que se dieron este martes antes del mediodía (de hasta 17%).

En consecuencia, al final del día, se destacaron las subas moderadas de IRSA Propiedades Comerciales (+6,1%); Loma Negra (+4%); YPF (+4,6%); Transportadora Gas del Sur (+3,8%); Ternium (+2,5%); e YPF (+2,3%).

Por su parte, los bancos terminaron con bajas de hasta 1,7%, con la excepción del BBVA, que ganó 0,9%. Más temprano, algunos papeles llegaron a trepar hasta 17%.

"Las acciones son un mundo aparte con relación a la trayectoria de los bonos o del tipo de cambio. En este segmento, se mezcló un poco la fuerte suba en los días previos ante la expectativa de un arreglo", indicó Castagna, al explicar las tomas de ganancias que sufrieron varias acciones.

No obstante, de acá para adelante, recalcó que "si Argentina ordena definitivamente la deuda y las variables macroeconómicas, hay muchas posibilidades para que el ´equity´ argentino vuelva a tener valores razonables".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario