El dólar turista subió 3,6% en marzo, en medio de fuertes devaluaciones regionales por el COVID-19

Finanzas

El Banco Central permitió leves deslizamientos hacia arriba del dólar mayorista pero a un ritmo menor que sus pares de la región. El "turista" acompañó ese movimiento.

El Banco Central aceleró durante marzo el deslizamiento hacia arriba en el tipo de cambio, a tono con la inestabilidad financiera internacional, aunque a un ritmo menor que el resto de las monedas regionales considerando que -en el mercado argentino- la divisa sólo aumentó casi un 4% tanto en el segmento minorista como mayorista.

El dólar turista -que lleva el recargo del 30% por el Impuesto PAÍS-, en este sentido, avanzó un 3,6% durante este mes a $86,37, tras cerrar este lunes con un avance de 18 centavos, en agencias de viaje y bancos de la city porteña, aunque las entidades operan sólo por homebanking o cajero automático en medio de la cuarentena dispuesta por el Gobierno nacional para frenar el avance del Coronavirus.

Mismo resultado se observa en la cotización del dólar minorista, que cerró marzo a $66,58 luego de ascender en esta última rueda 14 centavos.

Embed

El billete acompañó al Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), donde la divisa avanzó también un 3,6% a $64,47 en marzo. En ese mismo período, el real perdió más del 13% contra la moneda norteamericana.

Sucedió luego de que en esta rueda la moneda subió seis centavos en una rueda en la que la oferta privada volvió a acoplarse y permitió que la autoridad monetaria efectuara compras (fuentes estiman que adquirió cerca de u$s50 millones) para sostener la cotización en los mínimos del día.

Los mínimos se anotaron con las primeras operaciones formalizadas en los $ 64,47, apenas una milésima de peso debajo del valor de referencia fijado por la autoridad monetaria. Como sucedió en las últimas jornadas, la oferta privada fue prevaleciendo en el desarrollo de las operaciones subrogando al Banco Central de atender los pedidos de compra autorizados.

Puntuales órdenes de compra hicieron tocar máximos en $ 64,47, sin que ello implicara una presión adicional sobre el mercado. La autoridad monetaria aprovecho el mejor flujo de ingresos con compras que sostuvieron la cotización en torno a los mínimos de la fecha. El volumen operado subió 7% a u$s224 millones.

"La moneda norteamericana continúa deslizándose de manera monótona -ante la regulación del BCRA- y así es que registró una leve suba, ajeno al mayor ritmo de depreciación que transitan las monedas emergentes", indicó el economista Gustavo Ber.

Agregó que "las brechas siguen entre idas y vueltas, 'tironeadas' entre la mayor necesidad transaccional de pesos de los agentes económicos durante la cuarentena, y por otro lado con operadores buscando aprovechar su retracción para reforzar la dolarización en un escenario de mayor emisión monetaria".

El call se continuó en baja operándose al 10 %. Los swaps cambiarios sumaron un total de 22 millones de dólares, para tomar y/o colocar fondos en pesos, mediante el uso de compra-venta de dólares para el próximo miércoles.

El analista Gustavo Quintana indicó que "las cuestiones derivadas de las restricciones impuestas por la expansión de la pandemia, abren grandes interrogantes sobre la evolución de las variables financieras a partir de abril, impidiendo hacer proyecciones sobre el nivel que alcanzara el precio del dólar en los meses venideros".

Mundo

El dólar se apreció este lunes frente a las monedas del mundo, poniendo fin a una serie de caídas, debido a que los inversores se preparan para un período prolongado de incertidumbre mientras los gobiernos endurecen las cuarentenas y lanzan medidas de estímulo para luchar contra el coronavirus.

De esta manera, el euro se depreció un 0,9% a u$s1,1 mientras que la libra esterlina se debilitó un 0,9% a u$s1,24.

En la región, las monedas también cerraron en rojo a medida que crecen las preocupaciones sobre el impacto económico que tendrán las medidas de aislamiento para enfrentar la propagación de la pandemia.

Las caídas fueron lideradas por el peso mexicano, que marcó una merma del 3,5% al cierre. Mientras tanto, el real brasileño se devaluó un 1,5%.

Paralelamente, el peso colombiano retrocedió un 0,9% en su segunda caída consecutiva, y el peso chileno cerró las operaciones con una depreciación del 2%.

Durante las últimas dos semanas, el dólar primero registró su mayor alza semanal desde la crisis financiera de 2008 y luego su mayor desplome semanal desde 2009. Las señales de estrés financiero han disminuido, pero no desaparecido, debido a que persiste la demanda por efectivo.

Blue y dólares bursátiles

El dólar blue cerró estable a $83,50, con lo que subió un 6,4% en el mes, aunque la plaza marginal prácticamente no registra operaciones dada la cuarentena dispuesta por el Gobierno hasta fin de mes después de Semana Santa.

El Contado con Liquidación (CCL) -que se obtiene a partir de la compra y venta de acciones o bonos con el fin fugar divisas- trepó 43 centavos a $86,92, con lo que la brecha con el oficial se ubicó en el 34,8%.

El dólar MEP -que surge de la compra y venta de bonos en la bolsa porteña-, por su parte, ascendió 54 centavos a $85,96, valor que dejó un spread del 33,3% respecto a la divisa que cotiza en el MULC.

En cuanto al balance mensual, el CCL registró un incremento del 6%, o $4,89, mientras que el MEP subió un 6,3%, o $5,09.

Futuros y reservas

En el mercado de futuros ROFEX, se operaron u$s487 millones. Los plazos mostraron bajas promedio del 0,5%. Los meses de marzo y abril concentraron casi el 5 % operándose al final a $64,59 y $67,00 con tasas del 34,25% y 46,22%, respectivamente.

Por último, las Reservas Internacionales del BCRA bajaron este lunes u$s150 millones a u$s43.585 millones, luego de perder una cifra similar el viernes pasado. Por lo tanto, en comparación con el nivel del 28 de febrero, las arcas de la autoridad monetaria perdieron u$s1.203 millones durante los últimos 30 días.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario