17 de junio 2024 - 15:32

La fortaleza del oro refleja un cambio hacia un mundo más multipolar

Los inversionistas occidentales, cuyas ventas no han sido suficientes para detener los precios récord del oro, son otro participante clave que bien podría pasar de vendedor a comprador en los próximos trimestres, sumándose a la fiebre por el metal.

La flexibilización cíclica sigue siendo probable este año y un futuro dominado por los impuestos sugiere que será necesaria la intervención de la Reserva Federal.

La flexibilización cíclica sigue siendo probable este año y un futuro dominado por los impuestos sugiere que será necesaria la intervención de la Reserva Federal.

Pexels

El dato se desprende de un informe al respecto de Schroders, el cual sostiene que los u$s300.000 millones de activos de reserva rusos congelados dicen en voz alta, lo que realmente puede significar la "militarización" del dólar estadounidense -la hegemonía del dólar, si se quiere-.

"La vasta emisión de bonos del Tesoro de EEUU para financiar déficits interminables también desencadena rumores sobre la sostenibilidad de la deuda a largo plazo", advierte el documento. Que agrega que, los bancos centrales -China, Singapur y Polonia, los más grandes en 2023- han estado ejecutando compras récord hasta ahora y que han llevado las reservas de oro como porcentaje de las tenencias totales del 13% a finales de 2021 al 15,3% a finales de 2023.

"Vistas a largo plazo, las compras de los bancos centrales reflejan bien la evolución de la dinámica geopolítica y monetaria/fiscal mundial. Entre 1989 y 2007, los bancos centrales occidentales vendieron todo el oro que prácticamente pudieron, limitados después de 1999 por los acuerdos de oro de los bancos centrales para mantener las ventas ordenadas", admite el documento.

En ese mundo posterior al Muro de Berlín y posterior a la Unión Soviética, con el ascenso de la democracia liberal liderada por Estados Unidos, "la aceleración de la globalización y las métricas de deuda de Estados Unidos francamente pintorescas en comparación con las actuales, "desmonetizar" el oro como activo de reserva parecía totalmente lógico".

La crisis financiera de 2008, la introducción de la flexibilización cuantitativa y el incipiente estrés geopolítico fueron suficientes para poner fin a las ventas occidentales y llevar a los bancos centrales de los mercados emergentes a una media de 400 toneladas anuales entre 2009 y 2021. Grandes números (>10% de la demanda anual) pero no sísmicos.

oro

Las 1,000t de oro (20% de la demanda mundial) compradas por los bancos centrales en 2022 y 2023, un ritmo que se sostuvo en el primer trimestre de 2024, son potencialmente sísmicas. "Parece totalmente plausible que la tensa dinámica actual del poder en ascenso y el poder, combinada con la fragilidad fiscal que se cierne no solo sobre la moneda de reserva emisora de EEUU, sino sobre todo el bloque económico avanzado, pueda desencadenar un movimiento sostenido hacia el oro".

Dicho sin rodeos, "el mercado del oro no es lo suficientemente grande como para absorber un movimiento tan sostenido sin precios mucho más altos, especialmente si otros actores globales también intentan ingresar aproximadamente al mismo tiempo.

Creciente demanda de los inversionistas chinos

Según, Schroders, los hogares chinos, que han añadido billones (en dólares) a un exceso de ahorro ya récord durante 2022 y 2023, son uno de esos actores. El final del mercado alcista inmobiliario de treinta años ha sido clave para desencadenar un gran cambio en la actitud hacia el oro.

"El aumento de la preferencia de los inversores por el oro ha reflejado el declive del sector inmobiliario. Dudamos que el aumento de la demanda de oro de los hogares sea un fenómeno temporal", sostiene el referente de inversiones a nivel mundal.

Captura de Pantalla 2024-06-17 a la(s) 14.44.02.png
La fortaleza del oro refleja un cambio hacia un mundo más multipolar - informe de Schroders.

La fortaleza del oro refleja un cambio hacia un mundo más multipolar - informe de Schroders.

Los inversionistas occidentales, cuyas ventas no han sido suficientes para detener los precios récord del oro, son otro participante clave que bien podría pasar de vendedor a comprador en los próximos trimestres. La compra (y venta) de inversiones occidentales ha seguido de forma fiable las inflexiones de la política monetaria.

"La flexibilización cíclica sigue siendo probable este año y un futuro dominado por los impuestos sugiere que será necesaria la intervención de la Reserva Federal para mantener la solvencia/liquidez del mercado de bonos del Tesoro", sostiene Schroders.

Así, el gigante de las inversiones concluye que, el oro seguirá siendo una cobertura relevante contra los bancos centrales y la credibilidad fiscal soberana más amplia que utilizarán los inversionistas occidentales.

Dejá tu comentario

Te puede interesar