Postales de la ciudad: colas de una cuadra y bomberos dando mensajes de alerta

A raíz del estado de emergencia los ciudadanos comenzaron a adoptar medidas para prevenir el virus. Por un lado, aumentó notablemente el consumo de productos de higiene, y por otro, disminuyó la cantidad de personas en la calle.

El paisaje cotidiano de la Ciudad se vio alterado ante la expansión del coronavirus por el país. El Gobierno recomendó realizar un “aislamiento social” y evitar todo tipo de encuentros.

A raíz del estado de emergencia declarado por el Gobierno, los ciudadanos comenzaron a adoptar medidas para prevenir el virus. Por un lado, aumentó notablemente el consumo de productos de higiene, y por otro, disminuyó la cantidad de personas en la calle.

Este jueves los ciudadanos salieron principalmente a comprar productos esenciales por si se declara una cuarentena general. En los supermercados y las farmacias se formaron largas filas a partir de las restricciones establecidas para prevenir el virus.

Sin embargo, a pesar de las medidas dispuestas por el Gobierno, las calles de la ciudad seguían llenas. Muchos ciudadanos fundamentan que no se aíslan ya que tienen asistir a su trabajo para mantener a su familia.

Calle.jpg
El paisaje cotidiano de la Cuidad se vio alterado ante la expansión del coronavirus por el país

El paisaje cotidiano de la Cuidad se vio alterado ante la expansión del coronavirus por el país

En el barrio de Villa Crespo podían verse personas por la calle con barbijos, incluso también repositores de mercadería y productos. Los cajeros de los mini mercados como de los de los supermercados chinos también los llevaban puestos, además de usar guantes.

A la vez, el camión de bomberos voluntarios del barrio, estacionado en la esquina de Corrientes y Scalabrini Ortíz, difundía esta tarde por el autoparlante la importancia del lavado de manos y la desinfección con alcohol en gel como estrategias de prevención, y pedía en lo posible que las personas no salieran a la calle.

Por otra parte, una importante cadena de farmacias ubicada en la misma cuadra ostentaba una larga fila de clientes esperando para entrar y manteniendo entre sí una prudencial distancia. Los negocios de cercanías, como las panaderías y las fiambrerías indicaban a través de carteles en sus puertas que sólo se admitían hasta dos clientes dentro del local.

Los colectivos comenzaron a funcionar con las medidas impuestas por el Gobierno. A partir de este jueves, solo pueden viajar pasajeros sentados. Sin embargo, la medida no fue difícil de respetar ya que muchos ciudadanos optaron por quedarse en su casa.

Luego de las políticas decretadas por el presidente Alberto Fernández el domingo pasado, de reducir al mínimo indispensable los traslados en la vía pública para evitar la propagación del virus, el Ministerio de Transporte reconoció una baja del 47% en la cantidad de pasajeros.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario