Edición Impresa

Gremios aceitan relación con binomio Fernández

El sindicalismo apuntalará su alianza con la fórmula de Alberto Fernández y Cristina de Kirchner. Lo hará esta semana el núcleo opositor que lidera Hugo Moyano con el binomio de candidatos para la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof y Verónica Magario, como parte de una gestión que incluye la posibilidad de sumar a media docena de dirigentes de extracción sindical a las listas del PJ para la Cámara de Diputados. La CGT, en tanto, programó un encuentro con el propio candidato presidencial para después del 23 de junio, una vez cerradas las listas, luego de frustrarse la semana pasada un primer cara a cara por la internación del postulante.

Tras el anuncio de la expresidenta de que secundaría a Fernández la mayor parte de los gremios se encolumnó en ese espacio. A sectores que ya tenían identificación con el kirchnerismo, como la Corriente Federal de Trabajadores (CFT, con bancarios, pilotos y gráficos, entre otros) y la CTA de los Trabajadores, de Hugo Yasky, a partir de la confirmación se sumaron los camioneros de Hugo Moyano y los mecánicos del Smata. Ese grupo de gremios será, en los próximos días, anfitrión de buena parte de los cónclaves para la promoción de los postulantes.

Mañana tomará la iniciativa la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA). Con la excusa de que su titular, Pablo Biró, reasumirá al frente de la organización tras ser reelecto, por la noche habrá una comida a la que fue invitado Kicillof entre otros referentes del por ahora denominado “Frente Patriótico”. Prometió asistir Hugo Moyano y ya lo confirmó su hijo mayor y lugarteniente en Camioneros, Pablo. Biró es uno de los anotados como eventuales candidatos para una banca junto a Héctor Amichetti (gráficos), por la Corriente Federal. En tanto que Omar Plaíni y Facundo Moyano también están en la grilla así como el docente Roberto Baradel, por la CTA.

También para esta semana está en preparación un agasajo para los candidatos del PJ por parte de la UOM. El gremio metalúrgico, que en 2017 apoyó a Florencio Randazzo, resolvió en esta ocasión volcarse a favor de una opción hasta el momento más abarcativa de espacios peronistas. Para el jefe del sindicato, Antonio Caló, pesó no sólo una votación entre delegados durante el último congreso metalúrgico en Mar del Plata, con arrollador triunfo de la exmandataria, sino la presión de sus dirigentes que buscan ganar o recobrar intendencias, Raúl Torres (Tres de Febrero) y Francisco “Barba” Gutiérrez, en Quilmes, respectivamente. En tanto que Abel Furlán (Campana), cuyo mandato como diputado nacional vence a fin de año, guarda expectativa de renovar su banca.

En paralelo, y sin vinculación con el sector opositor, la conducción de la CGT buscará alimentar su vínculo directamente con Alberto Fernández. La “mesa chica” de la central obrera tenía previsto de hecho un encuentro con el postulante la semana pasada pero su internación por un inconveniente pulmonar obligó a una reprogramación. Varios referentes están ya en Ginebra o a punto de trasladarse para el congreso anual de la Organización Internacional del Trabajo, cita impostergable para el sindicalismo tradicional. Por esa razón el encuentro quedó pautado para la semana del 23 de junio.

De ese sector uno de los secretarios generales de la CGT, Héctor Daer, que este fin de semana viajó a Roma para encontrarse con el papa Francisco, corre con ventaja por su relación de amistad con Fernández.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora