Política

Heller: "La economía no se arregla con corrección de errores; es un problema de rumbo político"

Reconoce su cercanía con el kirchnerismo y sus políticas, aunque señala que no todo lo que se hizo entre 2003 y 2015 estuvo bien. Reniega de un proyecto político de unidad sólo para ganar elecciones.

Periodista: ¿Cómo analiza la situación económica del país?

Carlos Heller: La verdadera manera de analizar una política es si termina siendo buena o mala para la gente, para las economías regionales, para las pymes, los clubes, las cooperativas de servicios, etc.; no se trata de la eficiencia técnica de tal o cual medida. Desde ese punto de vista yo no creo que las políticas vigentes sean buenas porque básicamente ésta es una política que apunta a frenar la actividad económica y, sobre esa base, con altas tasas de interés y restricción monetaria, intentar quebrar la inercia inflacionaria. El costo social de esta política es muy alto en términos de lo que le pasa a la inmensa mayoría de la gente. ¿Quiénes son los ganadores y perdedores? Está muy claro que los ganadores son los grandes especuladores financieros, que son los que se han visto favorecidos con esta política.

P.: ¿A qué situación que hemos pasado en la Argentina le hace acordar la coyuntura actual?

C.H.: Hay que ser prudente. Soy crítico de esta política, pero también tengo cuidado con las cosas que digo para que no sean disparadores negativos, porque yo no estoy inscripto dentro de los que quieren que la economía explote. Lo que sí creo es que lo esencial no son los errores, lo esencial es la política que está aplicando el Gobierno, como lo sostengo en mi libro “Diez promesas falsas. Por qué fracasó la economía de Cambiemos”, en el que hago una recopilación de lo que fui diciendo a lo largo de la gestión de este Gobierno, desde enero de 2016 hasta fines del año pasado. Creo que lo que está sucediendo es consecuencia lógica de esas políticas. La situación económica no se arregla con corrección de errores, es un problema de rumbo político, de modelo económico. La Argentina es un país de desarrollo industrial medio, que tiene un sector productivo importante que hay que proteger. Desde mi perspectiva, lo que se ha hecho con la apertura de las importaciones -esto ya lo vivimos -, siempre bajo el eslogan de que estimula la competencia, en realidad lo que se hace es destruir trabajo nacional. Nadie hace la reflexión de para qué sirve que entren productos que compiten con la producción nacional si no va a haber quién los pueda comprar, porque cuando los que producen en el país despiden a la gente porque no pueden competir, esos que quedaron despedidos dejan de consumir, y eso es lo que está sucediendo. Crecen los factores negativos, crece el desempleo, cierran miles de pymes, las economías regionales están en crisis, hay una distorsión impresionante en las cadenas de valor. Entonces no es con desregulación que esto se resuelve; yo no soy un defensor del libre mercado, defiendo la idea de que el Estado tiene la responsabilidad de establecer y hacer cumplir las reglas, que tienen que ser justas y cumplibles.

P.: Muchas de las distorsiones ocurrieron en el Gobierno anterior…

C.H.: No estoy de acuerdo. No te olvides de que el Gobierno anterior entró después de una crisis producto de políticas muy parecidas a las actuales. La de 2003 era una Argentina en default, superendeudada, con récord de desempleo, con récord de pobreza, todos datos negativos. Todo eso mejoró sustancialmente entre 2003 y 2015.

P.: Pero desde 2011 ya la economía no crecía…

C.H.: El contexto internacional afectó, pero incluso en los años posteriores a 2011 se mantuvo un nivel de crecimiento con altibajos. El salario no perdió frente a la inflación, las jubilaciones no perdieron frente a la inflación y la Asignación Universal tampoco, por lo tanto, hay determinadas cosas que se mantuvieron. Además, hay que ver otras cuestiones como, por ejemplo, la formación de activos externos, después de 2011 viene el tema del mal llamado cepo cambiario y se frena, pero después que se desregula en 2016 comienza otra vez la salida de capitales. Los dólares en países como la Argentina van a ser escasos siempre, entonces tenés que tener una política de administración de prioridades, qué se hace con un recurso que es escaso.

Se podría discutir si se asignaron bien las prioridades, pero no podés pasar de que el exportador tenía que liquidar las divisas en 30 días, a que si no quiere no las liquida nunca. Parece exagerado. Si no, ¿de dónde te proveés de divisas? Los Estados Unidos tienen la Reserva Federal y la bendita autorización de darle a la maquinita con el respaldo de su poder, porque el respaldo oro que tenían, un buen día dijeron: no va más. Y cuando vino la crisis de Lehman Brothers varios años estuvieron emitiendo entre u$s60.000 y u$s 80.000 millones por mes, comprando cartera tóxica a los bancos para que no haya una crisis financiera sistémica. Emitieron sin control, no hubo inflación porque tienen otras herramientas para controlarla. La teoría de que la emisión monetaria es la principal causante de la inflación, con lo que pasó en Estados Unidos y Europa, demuestra que no es así. Otra cuestión es esa teoría que el presidente Macri repite: que no se puede gastar más de lo que ingresa. El Tratado de Maastricht (fundacional de la UE) dice que los Estados pueden tener hasta 3% de déficit fiscal para usar como herramienta de estímulo al crecimiento económico. Comparar las obligaciones que tiene un Estado con las de una familia es por lo menos una visión limitada.

P.: Entonces, ¿usted identifica 2016 como el inicio de la caída de la economía?

C.H.: Decime un indicador que haya mejorado después de 2016; un tema en el que estemos mejor. La memoria colectiva que está fresca hace que éste sea diferente a todos los procesos anteriores, porque desde hace tres años y medio la percepción del ciudadano común es “la verdad que yo antes estaba mejor”.

P.: El empresariado creció entre 2003 y 2015; ahora parte del empresariado está quejándose, pero no quiere volver hacia atrás…

C.H.: A cierto empresariado no le gustan las regulaciones aunque haya ganado mucha plata; le pasó lo mismo a Lula en Brasil. Vos tenés dos grandes motores de la economía que son la exportación y el mercado interno. La exportación sigue siendo una pequeña porción mientras que el mercado interno es más del 75% del PBI. Entonces, si ese motor no anda, es muy difícil que el país funcione, o funciona un país para poca gente. Vos podés dejar que los exportadores ganen y al mismo tiempo decirles “no ganen tanto y al mercado interno provéanlo a un valor diferenciado del precio internacional”. Porque vos querés un dólar alto, y al mismo tiempo querés que el precio de las mercaderías esenciales no esté vinculado a ese dólar alto. Los países tienden, en general, a que en aquellas cosas que producen sus poblaciones les dan un trato privilegiado. Así, un país que se caracteriza por ser un gran productor de alimentos debería tener políticas para que los alimentos les lleguen a sus ciudadanos en mejores condiciones que lo que paga un país que tiene que importar esos alimentos.

P.: ¿Plantea desdoblar el tipo de cambio o volver a las retenciones?

C.H.: Lo que yo creo es que hay que ir a un sistema por el cual el tipo de cambio efectivo sea diferente según la rentabilidad real de cada actividad. Para eso las retenciones móviles y diferenciadas según el producto, tamaño de la explotación, distancia de los puertos, etc., son una herramienta válida. Pero también son valiosas las políticas de subsidios a las economías regionales, a través de reembolsos a las exportaciones, por ejemplo.

P.: Sería volver a las políticas del kirchnerismo

C.H.: Defiendo el rumbo y sostengo que fue correcto, lo cual no quiere decir que todo lo que se hizo entre 2003 y 2015 estuvo bien Hay que sacar experiencia de lo que se hizo y habrá cosas que se podrán hacer mejor. Un país tiene que tener un sistema de información confiable y que garantice transparencia; creo que no se puede no tener políticas de administración y de regulación del comercio exterior y de los movimientos de capitales. Sería una Argentina que no es viable para la inmensa mayoría de sus habitantes.

P.: ¿Va a ser candidato a diputado para volver al Congreso?

C.H.: Soy fundador de un partido que ha ido creciendo y tiene personería nacional. Aspiro a volver a tener una representación institucional porque mi fuerza política lo demanda y porque creo que desde nuestra experiencia tengo (y tenemos) mucho para aportar.

Yo no tengo necesidad personal de ser diputado, cuando lo fui durante ocho años doné mediante un acta ante escribano la dieta, mitad para el Garrahan y mitad para el Hospital de Niños, por la simple razón de que seguí manteniendo mis ingresos regulares por la actividad en la cooperativa que presido. Mi decisión fue que mi diputación era un esfuerzo personal, pero no un beneficio personal.

P.: ¿Es posible un Gobierno de unidad?

C.H.: La unidad es bienvenida, pero alrededor de una idea y de un proyecto. El acuerdo no es sobre los “qué” sino sobre los “cómo”. Hay que ponerse de acuerdo en medidas que son la base de políticas públicas. La unidad sólo para ganar una elección no es suficiente.

Carlos Heller_fuchila 06.jpg

“El modelo del Credicoop es único en el mundo”

P: ¿En Credicoop están trabajando en banca digital?

C.H.: Estamos trabajando en un área digital. Por el momento no estamos pensando en un banco digital porque creo que eso es mucho más lento de lo que algunos vaticinan. Sigo creyendo que el banco tradicional con sucursales tiene todavía un larguísimo recorrido por delante, y creo que hasta ahora todo lo que se ha hecho de banca digital es más de marketing que de efectividad real.

P.: ¿Sigue yendo la misma cantidad de gente a las sucursales que hace 10 años?

C.H.: No, nosotros tenemos un servicio de banca por internet que es excelente, debe ser uno de los mejores. Para empresas es el mejor porque, por ejemplo, tenemos toda la operación de comercio exterior digitalizada.

P.: Entonces ¿por qué siguen necesitando las sucursales?

C.H.: Porque hay una relación. Porque muchas personas y muchas empresas e instituciones prefieren el trato personalizado. Somos una entidad cooperativa y en cada sucursal funciona una comisión local de usuarios que llamamos Comisión de Asociados. Tenemos más de 3.700 dirigentes ad honorem. Somos un caso atípico de verdad.

P.: ¿Cómo es la convivencia dentro de este esquema cooperativo?

C.H.: Hemos desarrollado lo que llamamos “Participación Plena y Pertinente”, que significa que tenés toda la participación en el espacio que te corresponde. Hay una comisión local en cada filial, 22 comisiones zonales, un consejo de administración central con 57 titulares e igual número de suplentes y una mesa directiva de 9 integrantes. Cada uno de esos espacios tiene funciones y grados de responsabilidad distintos. Por ejemplo, la sucursal más chica del banco tiene facultades crediticias de hasta cierto monto que lo da autónomamente cumpliendo ciertas reglas, pasando por una serie de verificaciones. Si ese monto aumenta, ya requiere autorizaciones en los estratos superiores de la estructura del banco.

P.: ¿Cómo se eligen los dirigentes?

C.H.: Las comisiones son abiertas y el que quiere puede participar. Cada sucursal es un distrito electoral, ese distrito electoral elige delegados a una asamblea nacional en proporción a la cantidad de asociados que tiene esa sucursal, pero con una particularidad: hay un mínimo y un máximo para evitar grupos dominantes. El consejo de administración se compone con los representantes de las 22 zonas, cada zona tiene que tener como mínimo uno y como máximo tres. La mesa directiva la elegimos con un criterio federal. Este modelo es único en el mundo y lo hacemos con una convicción muy grande.

P.: ¿La morosidad cómo está?

C.H.: Estamos alrededor del 3%, no es aún un problema porque arrancamos de niveles muy bajos, estamos en la media del sistema.

Digo que en vez de la pesada herencia este Gobierno recibió la holgura de la bonanza. Antes de 2015, la gente cambió el auto y equipó la casa, y tenía ahorros, entonces en estos tres años y medio, la gente no se reequipó y consumió ahorros. Hay mucha gente que está vendiendo dólares que tenía en ahorros. Creo que había resto y holgura tanto en las personas como en las empresas y eso se está agotando; hasta hace un año la mora no se había movido casi nada, en realidad ahora empezó a crecer.

P.: ¿Cómo está el nivel de plazos fijos en pesos?

C.H.: En nuestro caso están subiendo tanto los plazos fijos de empresas como los de personas. Pagamos una tasa que es competitiva, ni somos el que más paga ni el que menos paga.

P.: ¿Cómo ve el tema del avance de las fintech?

C.H.: Es en gran parte un absurdo cómo están organizadas. Los bancos tienen que cumplir con un montón de regulaciones que son en definitiva un altísimo costo operativo. El área de antilavado para la supervisión de operaciones superiores a determinado monto termina siendo un costo, si por el otro lado hay alguien que puede captar y no hacer todas esas cosas, desde luego que es una competencia en condiciones que son absolutamente desparejas. En una sucursal bancaria las normas de seguridad implican un gran costo, lo mismo el traslado de dinero en las empresas de transporte de caudales. Con las fintech se juega con reglas distintas, es como si jugaras un partido de fútbol con dos reglamentos.

P.: ¿Hacia dónde está yendo el sistema financiero?

C.H.: El rol principal de un banco debería ser dar crédito y para hacerlo necesitás sujetos de crédito posibles. Hoy tenés la enorme dificultad de que a muchos de los que te piden crédito no les podés dar porque su situación no te permite creer que te van a poder pagar, y los que están en condiciones no quieren tomar, porque con tasas de interés tan altas no quieren convertirse en los que están en malas condiciones. Es por eso que la cartera de créditos del sistema financiero no crece y ahora incluso está cayendo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario