A los 113 años, falleció la mujer más anciana de Francia y la cuarta del mundo

Información General

La persona con más edad de Francia, una mujer de 113 años, murió la madrugada de ayer en la residencia de ancianos donde residía, anunciaron hoy los responsables de este centro de Vorey sur Arzon, (sureste).

Era al momento de su muerte la segunda persona más anciana de Europa y la cuarta del mundo. "Dios se ha olvidado de mí", decía con respecto a su larga vida.

Clémentine Solignac falleció "tranquilamente" rodeada de miembros de su familia en su habitación de la residencia, a la que había llegado en 2000 después de vivir sola, precisó la dirección del establecimiento.

Su entierro se celebrará el miércoles.

La mujer había nacido en un pueblo cercano, Eyravazet, el 7 de septiembre de 1894, y contaba que de niña hacía siete kilómetros de ida y vuelta en el camino hasta la escuela.

Se había casado en 1921 con Michel Solignac, al que le habían amputado una pierna durante la Primera Guerra Mundial y con el que tuvo, a los 30 años de edad, a su única hija, que murió en septiembre de 2007 con 83 años, el mismo día en que supo que había pasado a ser la francesa más anciana.

Clémentine Solignac pasó toda su vida en el campo y trabajó en la pequeña explotación agrícola que tenían con su marido, que incluía vacas, corderos, gallinas, conejos y cerdos.

Después de la desaparición de su marido, en 1961, se mudó a una pequeña casa cercana de la granja de su vida, en Vorey sur Arzon, donde estuvo viviendo sola casi cuatro décadas.

Tras su muerte, Eugénie Blanchard, de 112 años y residente en Guadalupe, pasa a ser la mujer más anciana en territorio francés, según el Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica.

Blanchard nació el 16 de febrero de 1896.

Dejá tu comentario