13 de noviembre 2008 - 00:00

Asesinaron a un ex arquero

Néstor Manuel Hernandorena fue asesinado de un escopetazo en la cabeza en su casa de General Pacheco. Fue arquero de Huracán, Ferro y Boca, entre otros equipos. Esataba sin trabajo.
Néstor Manuel Hernandorena fue asesinado de un escopetazo en la cabeza en su casa de General Pacheco. Fue arquero de Huracán, Ferro y Boca, entre otros equipos. Esataba sin trabajo.
El ex arquero de Huracán, Ferro y Boca, entre otros equipos, Néstor Manuel Hernandorena fue asesinado de un escopetazo en la cabeza en su casa de General Pacheco y se cree que el móvil del crimen está relacionado con el robo de una escritura, único elemento faltante del domicilio, informaron fuentes policiales. Los investigadores dijeron que está descartado que el homicidio esté vinculado a un hecho de inseguridad o un asalto al voleo y que se investiga al círculo cercano de la víctima.

El hecho fue descubierto el lunes a las 14.30, en una casa situada en Olazábal 424, de la localidad bonaerense de General Pacheco, en la zona norte del conurbano, propiedad de la madre de Hernandorena (64) y en la que el ex arquero residía.

  • Olores

  • «Hacía unos años que se había divorciado de mamá y vivía solo», contó ayer por la tarde a la prensa el hijo del futbolista retirado.

    Según las fuentes, todo comenzó cuando los vecinos percibieron olores nauseabundos que emanaban de la vivienda de Hernandorena, y como hacía días que no lo veían, alertaron a la Policía a través de un llamado al 911.

    Cuando los efectivos de la comisaría de Don Torcuato arribaron al lugar, con el permiso de la hermana de Hernandorena que vive en la planta superior con su pareja, ingresaron al domicilio.

  • Perdigones

    Las fuentes indicaron que el cadáver del ex arquero fue hallado tirado en el piso de su dormitorio con una lesión en la parte posterior de la cabeza y parte del rostro destrozado.

    Los forenses, al inspeccionar la herida, encontraron perdigones, por lo que la víctima fue asesinada de un disparo de escopeta o pistolón, dijeron los informantes.

    Los peritos que concurrieron a la escena del crimen encontraron más perdigones y restos de masa encefálica en el lavadero de la casa, por lo que creen que allí lo mataron y luego lo arrastraron hasta el dormitorio.

    Las fuentes explicaron que los olores nauseabundos se debían a la descomposición del cadáver, que de acuerdo con los forenses tenía una data de varios días.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar