Condenaron al "Chelo" del grupo Green por abuso sexual

Información General

El Tribunal Oral Criminal N§ 6 de Morón condenó a Marcelo Torres, líder del grupo bailantero Green, a cuatro años de prisión efectiva por abusar sexualmente de una nena de seis años, durante el período que vivió en la casa de la familia de la víctima, entre noviembre de 2004 y octubre de 2006.

Adrián Marcelo "Chelo" Torres quedó condenado a 3 años y 8 meses de prisión por abuso sexual agravado en perjuicio de una nena que hoy tiene 9 años, pero la pena será de cuatro meses más, al activarse una causa anterior contra el condenado por lesiones, en la que también fue encontrado culpable.

"Los niños no mienten", dijo Gonzalo Gamarra, abogado de Hilda Ibáñez, madre de la nena, al salir de la audiencia donde se leyó el veredicto condenatorio contra el bailantero.

Gamarra se mostró satisfecho con la pena dictada por el tribunal y estimó que este caso "servirá para que otros niños abusados se animen a denunciar a sus abusadores".

El abogado señaló que "es muy difícil lograr una condena en casos de abuso sexual, donde no hubo acceso carnal pero sí toqueteos bajo amenaza", y añadió que "lo que aquí sucedió es que sí se logró demostrar que hubo abuso sexual".

En ese sentido, valoró el trabajo de la Fiscalía para juntar las pruebas necesarias, que incluyeron pericias psicológicas, y forenses.

La audiencia se inició después de las 14.30 cuando el TOC N§ 6 de Morón integrado por Andrea Celia Bearzi, Marcos Lisa y Alejandro Rodríguez Rey dictó el veredicto de juicio oral y público que contó con dos jornadas de debate, previas a la audiencia.

La sala del tribunal 6 de Morón quedó colmada hoy después de las 13.30 por familiares y allegados directos del acusado además de los abogados y periodistas que presenciaron la lectura de la sentencia en medio de una fuerte presencia policial.

En tanto, la familia de la víctima estuvo ausente en la audiencia, por recomendación del propio abogado querellante.

Según Eduardo Brude, defensor de "El Chelo", en cambio, la acusación se basó en un sólo elemento: "el testimonio de la nena" y "las pericias no arrojaron resultados que pudieran incriminar a su cliente".

"La denuncia fue hecha por una criatura, once meses después de que Torres se haya retirado de la casa", dijo Brude desacreditando el testimonio de la menor, de quien dijo que "no había recibido amenazas de parte de su cliente".

No obstante, admitió que "los jueces son estudiosos y deben estar convencidos de esa conclusión a la que arribaron".

La sentencia encontró a Torres "autor penalmente responsable de los delitos de abuso sexual mediante amenazas practicados por el aprovechamiento de la situación de convivencia en concurso real, ocurridos desde noviembre de 2004 hasta octubre de 2006".

El líder del grupo Green, que vivió hasta hoy en su casa de Villa Caraza, partido de Lanús, donde funcionaba una bailanta, quedó detenido tras el fallo del Tribunal y fue trasladado al penal 39 de Ituzaingó.

El condenado fue alojado en noviembre de 2004 en la casa de Hilda Ibáñez, una mujer que vivía en Morón con sus tres hijas y que seguían la trayectoria del grupo.

La familia le dio refugio a "El Chelo" que adujo problemas con sus parientes, pero la dueña de casa tras enterarse de los abusos cometidos contra su hija lo denunció.

Además, fuentes judiciales informaron que otra de las hermanas que hoy tiene 18 años y un hijo fruto de la relación con Torres podría iniciar otra causa contra el líder bailantero.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario