Curioso: pese a denuncias, insisten en que bajó el delito

Información General

Mientras la percepción de la población señala que la ola de inseguridad va en aumento, las cifras oficiales insisten en que se mantiene la tendencia a la baja. Así lo reflejan las estadísticas que se manejan en la Capital Federal. Pero en muchos casos estas cifras necesitan explicación. Si bien puede ser cierto que el número de delitos no haya aumentado o, inclusive, baje se debe a que muchas personas desisten de realizar las denuncias por temor a represalias o evitar trámites burocráticos que no llegan a buen término. También, muchas veces, desde las comisarías se desalienta la realización de denuncias. Sólo los delitos contra la propiedad se denuncian en su casi totalidad debido a que es un paso necesario para cobrar los seguros.

Apesar de la sensación que existe entre la población de que el nivel de inseguridad en la Ciudad de Buenos Aires está en crecimiento, según datos oficiales, los delitos presentan una tendencia a la baja, aunque los robos sin armas tuvieron una ligera alza, si se compara el primer cuatrimestre de 2006 con el de 2005.

Sin embargo, hay que aclarar la diferencia entre la cantidad de delitos cometidos y los denunciados. A pesar de que los primeros puedan crecer, no necesariamente se realizan las denuncias que son necesarias para confeccionar las estadísticas.

El robo más temido es el «robo a mano armada» que, según los datos correspondientes al primer cuatrimestre de 2006 contra el de 2005, mostró una merma de aproximadamente 5% y, si se lo compara con el mismo período de 2003 (primer año en el que comenzó a sentirse una baja en la cantidad de delitos), ese porcentaje se ubica en torno a 20%, de acuerdo con el estudio realizado por la Dirección Nacional de Política Criminal dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Además de que este tipo de delito seguramente es uno de los que más temor influyen a sus víctimas, representa 25% del total del mapa del delito. El asalto más común es el perpetrado en la vía pública que, en la mayoría de los casos, es sin armas y comprende aproximadamente 70% del total.

Esos robos son los que afectan directamente a la gente, en donde no hay otra intencionalidad que la sustracción de los objetos que la persona lleve encima. Dentro del espectro del robo y hurto automotor, la situación es otra. En el caso de los robos (cuando hay violencia), los hechos ocurridos durante 2006 son muy similares a los de 2005 y 38% por debajo de los sucedidos en el mismo período de 2003.

En el caso del hurto automotor, la situación es muy similar, ya que las estadísticas con las que cuentan los organismos oficiales muestran la presencia de un amesetamiento en este tipo de casos.

La gran diferencia que se cuenta entre los delitos en automotores y personas es que en casi 98% de los casos el robo y hurto automotor es denunciado, sobre todo por la existencia del seguro de los automóviles. No pasa lo mismo en lo referente a los delitos contra las personas que, en muchos casos, no son denunciados en la dependencia policial por diversos motivos.

  • Temor

    Entre las posibilidades se encuentran el temor por parte de la víctima a la hora de evidenciar el hecho por las posibles amenazas que los delincuentes le hayan profesado o porque consideran «inútil» hacerla. Es muy común escuchar que la persona que sufrió un robo diga que «no sirve» dar a conocer las autoridades el hecho. En muchos casos, desde las mismas comisarías se desalienta a realizar la denuncia.

    Aunque no se dijeron cifras, los homicidios dolosos disminuyeron sensiblemente en el primer cuatrimestre de 2006, con respecto a 2005, y las lesiones dolosas mostraron una leve merma en 2005, sólo 1% menos.

    Las cifras previamente mencionadas se corresponden con el total de los hechos que se registraron en todo el territorio de la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, a la hora de realizar un examen más pormenorizado, salena la luz los barrios o las zonas más afectados por los delitos.

    De la misma manera que noviembre y diciembre son los meses en que más hechos delictivos se registran, la zona centro de la Ciudad es la más afectada por los robos en líneas generales, seguida de la zona norte, mientras que la zona sur y del micro y macrocentro porteño tienen niveles muy similares, pero la zona sur se destaca, por sobre las demás, en la cantidad de robos automotores, con niveles sensiblemente superiores a los del resto de la Ciudad.

    En la zona centro se destaca el hurto automotor, seguido de la zona norte, mientras que en el homicidio doloso, la zona sur de la Capital es la más peligrosa en ese tipo de hechos.

    En cuanto a las denuncias que reciben las diferentes comisarías, la que más concentra es la 1ª, ubicada en pleno centro porteño, una zona de paso y de mucha gente, terreno ideal para los « descuidistas». La que le sigue es la 38ª, del barrio de Flores, y la 33ª, de Belgrano.

    En contraposición, la Comisaría 22ª, que tiene jurisdicción en Puerto Madero, registra la menor cantidad de denuncias y es seguida por la que tiene jurisdicción en Barracas, la Comisaría 26ª.
  • Dejá tu comentario