Derrumbe: apuntalan el edificio y analizan cómo indemnizar a víctimas

Información General

Personal del Gobierno porteño trabajó en el apuntalamiento de los restos del edificio que el pasado viernes se desmoronó, con la intención de afirmar la estructura para poder ingresar sin riesgos y continuar con las tareas en el lugar.

"Una vez que se afirme lo que queda del edificio se puede llegar a seguir trabajando con posibilidad de rescatar algunas cosas o una persona que estamos buscando desde el viernes", dijo el ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro.

En tanto, más de 200 efectivos de las áreas de Justicia y Seguridad y de Desarrollo Social del Gobierno porteño siguieron trabajando en la asistencia de las familias damnificadas por el colapso del edificio de Bartolomé Mitre 1232 y en las tareas para eliminar las estructuras con peligro de derrumbe.

A su vez, el servicio del subterráneo de la línea A volvió a funcionar con un esquema de emergencia y sólo circuló entre las estaciones Carabobo y Plaza Miserere.

En tanto, el tránsito permaneció cortado en la zona entre las calles Talcahuano, Perón, Rivadavia y Cerrito, y el sector afectado por el derrumbe continúa sin servicio de luz, gas, ni agua.

Las tareas de demolición que se iniciaron en la víspera no se reanudaron, ya que se trabajó en el apuntalamiento de la estructura para evitar otros desprendimientos de materiales.

Con respecto a la persona de 74 años que su hijo denunció que podría estar atrapado entre los escombros, el ministro de Seguridad porteño dijo: "Hay versiones encontradas".

"El encargado dijo que este hombre era hipoacúsico y que una vez que el gobierno porteño y bomberos dispusieron la evacuación, no lo había visto. Sin embargo, otras personas dijeron que sí lo vieron y la familia que lo llamó el miércoles no logró comunicarse con él desde ese día", agregó el funcionario.

Hasta el momento, sobre un total de 220 personas evacuadas, 90 están alojadas en hogares dependientes del Ministerio de Desarrollo Social porteño.

Para ello la Dirección General de Atención Inmediata y los equipos del programa Buenos Aires Presente montaron un dispositivo especial con el fin de brindarles asistencia alimentaria y ropa, facilitarles un lugar para dormir y asearse, mientras que el resto de los damnificados se reubicó por sus propios medios, informó el Gobierno porteño.

El operativo cuenta con unos cien efectivos de los cuerpos de Emergencias, con 20 unidades móviles y una grúa pluma de 42 metros de altura, más casi un centenar de agentes del Ministerio de Desarrollo Social.

Desde el Gobierno de la Ciudad aseguran que este operativo de acompañamiento y contención para atender y garantizar las necesidades más urgentes de los damnificados se prolongará todo el tiempo que sea necesario.

Los trabajos sobre la estructura edilicia están a cargo de la Guardia de Auxilio y se desarrollan a instancias del Comando Operativo instalado en la zona del siniestro bajo la conducción del ministro de Seguridad y Justicia, Guillermo Montenegro y del subsecretario de Emergencias, Néstor Nicolás.

Junto a la Guardia de Auxilio están trabajando efectivos de Defensa Civil con cuatro móviles, personal del SAME con cuatro ambulancias y 10 médicos y agentes del área de Logística, que aportó tres torres de iluminación y cuatro móviles.

Además, el operativo cuenta con la participación de 30 efectivos de la Policía Metropolitana, con seis patrulleros y dos motocicletas, quienes están actuando de manera coordinada con personal de Bomberos y de la Policía Federal.

Por su parte, Montenegro afirmó que los vecinos que vivían en el edificio colapsado el viernes pasado "no van a poder regresar más" al sector que quedó en pie por lo que se los ayudará "con una indemnización" y aseguró que los linderos "no tienen peligro de derrumbe".

"Auxiliaremos con indemnizaciones a los habitantes del edificio de Bartolomé Mitre porque perdieron todo y ya no volverán a su hogar, pero no a los habitantes de los inmuebles linderos", dijo el ministro.

El ministro destacó que "la principal hipótesis de la caída del edificio es la obra en construcción" que se levantaba al lado del inmueble afectado, aunque no se pronunció sobre la denuncias acerca de la falta de controles del gobierno porteño "porque estamos atendiendo la emergencia".

En este sentido precisó que "todas las actuaciones las lleva la Justicia" y remarcó :"estuvimos presentes desde el viernes cuando evacuamos en forma ordenada a todos los habitantes del edificio de la calle Bartolomé Mitre".
Un brazo de la grúa que trabajaba para continuar con la demolición, sufrió desperfectos mecánicos y cayó al pavimento, lo que causó un estruendo y vibraciones que hicieron crecer la incertidumbre en los vecinos que aguardan poder entrar a sus departamentos.

Un grupo de vecinos que se negaba a ir a paradores, protestaba en una esquina ante la demora en regresar a sus hogares, mientras un hombre aseguró que desde que comenzó el derrumbe, duerme en un auto, al tiempo que otra vecina manifestó su preocupación por no poder ir a buscar a su mascota que quedó dentro del departamento.

Dejá tu comentario