El arma encontrada en el yate del colombiano asesinado sería de un empresario argentino

Información General

El cuñado de Juan Sebastián Galvis Ramírez, el colombiano asesinado de 10 balazos en San Fernando, fue indagado por la tenencia de la pistola calibre .40 encontrada en su yate y aseguró que el arma se la olvidó un empresario argentino amigo. 

Se trata de Jorge González Ramírez, cuñado de la víctima y dueño del yate "Woods" donde los investigadores hallaron una pistola Glock .40, quien fue trasladado por la policía desde el semipiso que alquila en Puerto Madero hasta las fiscalías de San Fernando y fue indagado por el fiscal Luis Angelini.

Voceros judiciales indicaron que González Ramírez se defendió negando categóricamente que el arma sea suya, y dijo desconocer que estuviera en su barco.

El imputado comentó que la pistola se la debía haber olvidado un empresario argentino dueño de un astillero al que conoció por su interés por la náutica y que un día, navegando, se cruzó de barco para comer un asado en su yate, según indicaron las fuentes.

La versión es coincidente con la que aportó ese mismo empresario como testigo en la fiscalía que reconoció haberse olvidado la pistola en el yate del colombiano y que, a su vez, según lo constatado por el fiscal en el Registro Nacional de Armas (RENAR), es el propietario de la pistola.

Fuentes judiciales aseguraron que el fiscal Angelini, de todas formas, no está convencido de las explicaciones brindadas para justificar la presencia
del arma en el yate. 

"No es común que alguien se cruce de barco para comer un asado y se olvide una Glock .40", dijo a Télam una fuente de la investigación.

El fiscal Angelini y los detectives de la Subdelegación de Investigaciones de Tigre buscan en estos días a un profesor de golf que podría ser un testigo clave en la causa y a quien no pueden localizar desde el día del homicidio. 

"Este profesor de golf podría ser un personaje clave y con mucho para aportar a la investigación, ya que es el argentino que actuaba como mano derecha de González Ramírez en nuestro país", dijo a Télam otro de los investigadores. 

"Es la persona que llevó a los cuatro colombianos a un torneo de golf en Cariló días antes del asesinato y quien le conseguía todo acá en el país, por ejemplo el testaferro para comprar la camioneta Volkswagen Toaureg", agregó el pesquisa.

El asesinato ocurrió el 23 de febrero frente a una casa de venta de artículos de náutica, situada en avenida Del Libertador 1999 de San Fernando.

La víctima, su cuñado, su padre, Rodrigo Alberto Galvis Carmona, y un amigo, Jesús Cubillos, fueron a ese comercio a comprar un bote semirrígido junto al marinero argentino, Ricardo Gonzebat.

Tres miembros del grupo entraron al local "Ronosto" y mientras eran atendidos por uno de sus dueños, Galvis Ramírez se quedó junto a Cubillos sentado en un banco al frente del negocio.

En ese momento, dos hombres en moto aparecieron en el lugar, uno de ellos extrajo una pistola calibre 9 milímetros y efectuó 12 disparos contra la víctima.

La autopsia reveló luego que el colombiano de 29 años recibió 10 de esos balazos, algunos de frente y otros, de remate, cuando ya estaba tendido en la vereda.

La forma en que mataron a Galvis Ramírez fue muy similar a la empleada en julio de 2008, en el estacionamiento del centro comercial Unicenter, donde asesinaron a tiros a los colombianos Héctor "Monoteto" Duque y Jorge Quintero.

Los investigadores creen se trató de un crimen por encargo e investigan al narcotráfico como móvil ya que tanto González Ramírez como Cubillos cuentan antecedentes por ese motivo en Colombia.

Dejá tu comentario