Hallan droga en forma casual tras un choque

Información General

Unos 173 kilos de cocaína fueron descubiertos ayer por casualidad en el interior de un auto, cuyo conductor, un ciudadano peruano, discutía con otro automovilista por un choque intrascendente en el barrio de Parque Avellaneda.

Este cargamento está valuado en más de un millón de dólares ya que, según fuentes policiales del área antinarcóticos, el kilo de cocaína en Buenos Aires se vende a 6.000 o 7.000 dólares, aunque cuando llega a Europa cuesta entre 40 y 60 mil euros.

La Policía y la Justicia Federal ya investigan si el detenido, identificado como Pedro Jesús Guerrero Ayala, de 30 años, provenía de la villa 1-11-14 del Bajo Flores, donde se produjeron varios hechos que protagonizaron ciudadanos peruanos vinculados al narcotráfico.

El accidente ocurrió cerca del mediodía en el cruce de la avenida Juan Bautista Alberdi y Moreto, a cinco cuadras del Parque Avellaneda, entre un Peugeot 504 y una camioneta Fiat Fiorino. La colisión derivó en una discusión entre los conductores que fue advertida por efectivos de un patrullero de la Comisaría 40ª que pasaba por el lugar.

  • Nervioso

    Los dos policías primero notaron que Guerrero Ayala estaba nervioso y no quería entregar la documentación; y al echar un vistazo a su auto, vieron en el asiento trasero un bolso deportivo abierto del que asomaban los típicos panes envueltos con cinta de embalar donde se empaqueta la droga.

    Si bien en un primer momento los policías pensaron que se trataba de marihuana, al abrir los envoltorios comprobaron que era cocaína de aparente máxima pureza. En total, la Policía descubrió en el baúl y en el asiento trasero del Peugeot 504 seis bolsones negros y rojos que contenían 173 kilos de cocaína.

  • Fortuito

    El titular de la Comisaría 40ª, comisario Sergio Maldonado, reconoció que «se trató de un hecho fortuito», pero no dejó de manifestar su satisfacción por el éxito del secuestro de esta cantidad de droga y el desempeño de los policías que la detectaron.

    Maldonado comentó que ya se está trabajando con Interpol y otras divisiones específicas para chequear la identidad y los antecedentes del peruano detenido.

    Fuentes de la División Drogas Peligrosas de la Policía Federal informaron que Guerrero Ayala vive hace un año y medio en la Argentina, en una casa situada en Cobo y Curapaligüe, a seis cuadras de la villa 1-11-14, y que no posee antecedentes penales.

    Los investigadores quieren determinar si la cocaína salió del mencionado asentamiento situado frente a la cancha de San Lorenzo y si el detenido tiene relación con las bandas de narcos peruanos instaladas allí.
  • Dejá tu comentario