Justicia volvió a negar libertad de Robledo Puch

Información General

La Justicia se negó hoy a liberar a Carlos Robledo Puch, el mayor asesino múltiple de la historia criminal argentina, al entender que durante los 36 años que lleva preso nunca demostró interés en estudiar o trabajar y carecerá de contención fuera de la cárcel.

La medida fue adoptada por la sala I de la Cámara Penal de San Isidro, que rechazó un pedido de libertad condicional o por agotamiento de la pena presentado por la defensa de Puch, preso desde 1972 y ordenó que realice un tratamiento psicológico.

En el fallo, los camaristas Oscar Quintana, Ernesto García Maañon y Gustavo Herbel remarcaron "la nula capacitación educacional con incidencia en el plano laboral, y el marcado desinterés del interno por acceder a la actividad escolar o educativa".

También tuvieron en cuenta que Puch (57), tiene estudios secundarios incompletos -sólo cursó hasta segundo año- y que él mismo admitió que nunca trabajó antes de su detención porque siempre se dedicó a robar.

Otro punto analizado por los jueces es "la carencia de contención en el afuera, lo que lleva a que no es visitado en la Unidad" por ninguna persona y que su defensora oficial, Patricia Colombo, no explicó dónde vivirá ni de qué trabajará si sale del penal de Sierra Chica, donde está alojado actualmente.

En ese sentido, la Cámara ordenó que Puch reciba "un tratamiento psicológico tendiente a revertir sus aspectos negativos y evaluar la posibilidad, de ser su voluntad, de que se le brinden actividades que hagan a su formación intelectual y laboral".

En mayo pasado, Puch envió una misiva al Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) para reclamar su libertad y sostuvo que los plazos de su condena ya se habían cumplido.

Desde entonces se realizaron informes psiquiátricos y psicológicos que dieron resultados desfavorables y determinaron que desde 2001 sufre brotes psicóticos, tiene una personalidad perversa y agresividad contenida.

Puch fue condenado hace 29 años a reclusión perpetua más la accesoria por tiempo indeterminado por haber cometido 11 homicidios, 17 robos, una violación y dos raptos y pese a que podría haber pedido la libertad en el 2000, lo hizo hace ocho meses.

En 1973, el mayor criminal de la historia se fugó de la Unidad 9 de La Plata, aunque fue recapturado a los cuatro días y trasladado al penal de Sierra Chica, donde actualmente está alojado en el pabellón 10 de homosexuales.

Puch, quien residió en las localidades bonaerense de Tigre y Villa Adelina, donde lo apodaron "El ángel de la muerte", tuvo como cómplice a Jorge Ibañez, a quien conoció a los 16 años.

El 18 de marzo de 1971 los dos cometieron su primer asesinato cuando entraron a una "boite" de Olivos y mataron al sereno Manuel Godoy y el encargado Pedro Mastronardi, al sorprenderlos dormidos.

Ese mismo año, el 9 de mayo, ejecutaron a tiros a José Bianchi, sereno de una casa de repuestos, y 15 días después, acribillaron a Juan Saettone en un supermercado, y brindaron con whisky sobre su cadáver.

A Puch e Ibañez se los veía juntos a bordo de autos costosos con los cuales en dos días raptaron a dos jóvenes, las violaron y una de ellas fue acribillada a balazos por el "Angel de la muerte" cuando ya la habían liberado semidesnuda sobre la Panamericana.

Puch aseguró públicamente que Ibañez no era su amigo sino "un compañero de andanzas", lo que quedó plasmado cuando lo mató a tiros, tras chocar con un flamante Torino.

Luego de asesinar a Ibañez, Puch consiguió un nuevo cómplice, su vecino Héctor Somoza, con quien el 15 de septiembre de 1971 asesinó a Raúl Del Bene en un supermercado, dos días después a Juan Rozas en una concesionaria y el fin de semana siguiente a otro sereno de agencia de automóviles, Bienvenido Ferrini.

Este dúo se dedicaba a asaltar en horas de la noche, robaban a sus víctimas y luego las mataban.

Así fue que el 3 de febrero de 1972, fusilaron a Manuel Acevedo en una ferretería, pero se pelearon, por lo que robledo Puch mató a Somoza prendiéndolo fuego con un soplete que usaban para violar cajas fuertes.

Ese cadáver fue la clave para que este asesino múltiple cayera preso al día siguiente del crimen, cuando apenas tenía 20 años.

Dejá tu comentario