1 de marzo 2007 - 00:00

Lluvia macrista: complica a Kirchner (por acto) y a Telerman (por caos)

Lluvia macrista: complica a Kirchner (por acto) y a Telerman (por caos)
Una fuerte tormenta eléctrica afectó hoy a la Capital Federal, el Gran Buenos Aires y las zonas aledañas, provocando anegamientos de calles, inundaciones, trastornos en el tránsito e inconvenientes en la prestación de servicios públicos, con interrupciones y cortes en trenes, subtes, energía eléctrica y telefonía.

La Capital Federal vivió un caos, especialmente en el tránsito vehicular, debido a la gran cantidad de agua caída, que rondaba los 72 milímetros pasadas las 16:00, cuando el Servicio Meteorológico hizo cesar el alerta que estaba vigente para la región.

También como consecuencia de la lluvia hubo accidentes en las calles porteñas: en uno de ellos un auto se incrustó contra el frente de una vivienda, en el barrio de Mataderos, y en otro dos personas que viajaban en moto fueron atropelladas por un colectivo, en pleno barrio de Once.

Pero el caso más dramático fue quizás el de un hombre que debió ser restacado por los bomberos, cuando había quedado atrapado dentro de su automóvil inundado y "a la deriva" en la esquina de Blanca Encalada y Cabildo, en el barrio de Belgrano.

A las calles y avenidas inundadas se sumó el hecho de que, durante gran parte de la mañana y la tarde, se vio interrumpido el servicio de la mayoría de las líneas de subte, por anegamientos en las vías, según informó la empresa Metrovías.

También hubo demoras en el ex ferrocarril Sarmiento y en la ex línea Mitre, donde los servicios de tres ramales debieron ser suspendidos.

Para colmo, el operativo de seguridad desplegado en el centro porteño por el inicio de las sesiones ordinarias del Congreso, que incluyó el corte de gran cantidad de calles, provocó que fuera prácticamente imposible movilizarse por gran parte de la ciudad.

La avenida 9 de Julio, por ejemplo, llegó a registrar poco antes del mediodía enormes demoras y filas de varias cuadras de automóviles detenidos.

En otro puntos de la ciudad, en tanto, la gran cantidad de agua acumulada sobre las calzadas hacían imposible circular tanto a pie como en auto, y el líquido se metía en las viviendas y locales.

De hecho, hubo importantes anegamientos en calles y avenidas de los barrios de Palermo, Belgrano, Núñez y La Boca.

Entre las zonas más afectadas estuvieron la avenida Cabildo entre Carranza y La Pampa -en especial la zona de Cabildo y Zabala- y en La Boca la calle Necochea desde Olavarría hasta Arzobispo Espinoza -donde el agua llegaba de vereda a vereda- y la avenida Almirante Brown, desde Benito Pérez Galdós hasta el Parque Lezama, cuyas veredas estaban completamente cubiertas de agua.

También se inundaron parcialmente los accesos que comunican a la Ciudad con el sur del Gran Buenos Aires, en especial el Puente Pueyrredón y el Puente La Noria.

En la zona de Parque Centenario, hubo inundaciones sobre la avenida Corrientes, mientras que en Juan B. Justo y Paraguay, en la zona de Palermo, también se registraron anegamientos.

Desde el Gobierno porteño citaron que otras zonas críticas fueron la avenida Juan B. Justo (a la altura de Palermo y Villa Crespo), la avenida Libertador (a la altura de Belgrano y Núñez), las calles Yatay, Chorroarín y Mitre (en los sectores que pasan debajo de la vía) y la avenida Rivadavia (a la altura de Once).

Pero las escenas de desesperación ante el avance del agua se repitieron en varias localidades del noreste provincial, de La Plata a la Lomas de Zamora, de Avellaneda a San
Isidro, y luego aún más al norte, hacia donde se desplazó la tormenta.

La tormenta también generó inconvenientes en las operaciones del aeropuerto internacional de Ezeiza, porque un rayo afectó el sistema de transmisión de datos por radar.

Según informaron voceros de la Fuerza Aérea, a las 8:10 cayó un rayo y "quemó un cable de transmisión de datos que impiden tener pantalla de radar", por lo cual en el aeropuerto de Ezeiza hubo que operar con comunicaciones radiales.

En tanto, a pedido de Defensa Civil y como medida preventiva ante la posibilidad de accidentes, la empresa Edenor cortó el suministro de electricidad en sectores de las localidades bonaerenses de San Martin, Villa Ballester y San Isidro, donde la luz se fue reponiendo gradualmente con el transcurso de la jornada.

Las lluvias cayeron con fuerza durante parte de la madrugada -en especial entre las 5:00 y las 6:00- y más tarde volvieron a sentirse con intensidad alrededor de las 11:00.

Eso hizo que algunas calles de la ciudad se inundaran por la gran cantidad de lluvia caída en poco tiempo, lo cual no dejó margen a las bocas de tormenta para evacuar el agua.

El mismo panorama se vivía, al mismo tiempo, en todo el conurbano bonaerense. En Avellaneda, por ejemplo, la Municipalidad realizó junto a Defensa Civil una serie de evacuaciones preventivas y trasladó a algunos vecinos a escuelas de la zona hasta tanto pasó el temporal.

Para los próximos días, el Servicio Meteorológico prevé días nublados, pero sin precipitaciones.

Dejá tu comentario

Te puede interesar