Mató siendo menor: 17 años de prisión

Información General

Un joven fue condenado a 17 años y medio de prisión por el crimen de Ezequiel Milito, de 29 años, asesinado de un tiro en el pecho durante un forcejeo cuando le robaron su auto en el barrio de Barracas. La querella, que al igual que la fiscalía, había pedido una condena de 39 años, consideró que la pena es exigua y que fue fijada sobre la base de la corta edad del imputado, que era menor al momento de cometer el homicidio.

El Tribunal Oral de Menores 2 de la Capital Federal condenó al joven Diego B., de 19 años, por el «homicidio criminis causa» de Milito, es decir que consideró que el adolescente mató para ocultar otro delito: el robo del auto de la víctima. Los jueces Fernando Talón, María Cassara y Enrique Velásquez también hallaron a Diego B. culpable de los delitos de «robo con armas y tenencia ilegal de arma de uso civil».

Además, lo condenaron por «robo», en una causa anterior que le fue unificada. Esta misma calificación penal había alegado la fiscal de juicio Susana Pernás, quien, por su parte, pidió al tribunal que condenara al acusado a 34 años por el crimen de Milito y a cinco por el robo anterior.

En el mismo sentido expuso el abogado de la querella, Juan Horacio Djedjeian, mientras que el defensor oficial solicitó la absolución en ambas causas y, subsidiariamente, condena por «homicidio simple» en el caso de Milito y de «robo simple» por el otro expediente.

Uno de los letrados planteó que para él «se tiene que corregir la edad para condenar», en referencia a que no se enjuician a menores de edad hasta que llegan a ser mayores, como ocurrió en este caso. «No me gustaría que haya otro Milito, con una sentencia tan baja por el daño que ha hecho este asesino».

El crimen de Ezequiel Milito ocurrió la noche del 6 de marzo de 2006, cuando regresaba en su auto a su casa de la calle California 2865, en Barracas, luego de comprar en un supermercado de la zona, y al detener su marcha fue abordado por dos hombres y una mujer que lo amenazaron con fines de robo. Uno de los asaltantes apuntó al joven con un revólver y le exigió la entrega de su Volkswagen Golf, pero Milito se resistió, lo que originó que se trabara en lucha con el delincuente. En ese momento, el asaltante disparó su arma y uno de los proyectiles dio en el tórax de Milito, quien cayó en la vereda, ensangrentado, y posteriormente murió.

Dejá tu comentario