29 de octubre 2009 - 09:04

Motochorros asaltaron a la bailarina Laura Fidalgo en Caballito

Laura Fidalgo
Laura Fidalgo
La bailarina y vedette Laura Fidalgo fue víctima de dos "motochorros", quienes la asaltaron cuando estaba detenida con su auto en un semáforo, en el barrio porteño de Caballito, y le arrebataron la cartera con todas sus pertenencias.

Fidalgo contó que forcejeó -desde adentro del auto- con uno de los ladrones en un intento por evitar el robo, pero finalmente el hombre logró sacarle la cartera y se subió a una moto donde lo esperaba su cómplice.

La actriz y bailarina contó que dentro de la cartera que le robaron tenía, entre otras pertenencias, su agenda con "datos fundamentales" para su trabajo.

El asalto se registró sobre la calle Campichuelo, entre Bogotá y Avellaneda, cuando Fidalgo esperaba la luz verde para avanzar con su vehículo.

Estaba realizando trámites inherentes a su labor en la academia de baile que dirige y lleva su nombre, ubicada a pocas cuadras de ese lugar, según se destacó en una nota de un matutino.

En ese momento, la actriz y vedette fue sorprendida por un sujeto que le golpeó la ventanilla del acompañante, aunque no pudo divisarlo, debido a que tiene los vidrios polarizados.

De inmediato, se produjo la rotura del cristal y el ladrón tomó la cartera, pero Fidalgo hizo lo mismo y empezó a tironear.

Finalmente, el ladrón logró llevarse la cartera y tras correr unos metros subió a la moto, donde lo esperaba su cómplice, para escapar a toda velocidad, pese al intenso tránsito que se desplaza por esas calles de Caballito.

"Yo estaba parada con el auto en el semáforo y un pibe me golpeó la ventanilla. Apenas me di vuelta, ya había roto el vidrio y manoteó la cartera, que siempre la pongo en el asiento de atrás, pero en el apuro por estar haciendo trámites, la dejé en el del acompañante. Tuve el instinto de agarrarla para que no me la quitara, forcejeamos, pero me venció la mano y escapó", contó la propia damnificada.

Fidalgo, que sufrió una lesión menor en su dedo meñique por el incidente, señaló, en declaraciones periodísticas: "Sentí una gran impotencia y sobre todo porque había mucha gente en la calle y en otros autos, pero los ladrones escaparon en la moto sin que nadie hiciera nada para detenerlos. Ahora, pienso que reaccioné y si estaba armado podría haber sido peor, pero es lo que me surgió en el momento. Después me puse a llorar desconsoladamente".

Más allá de la pérdida material, la bailarina sostuvo: "Lamento mucho lo ocurrido, pero sobre todo el que me hayan quitado la agenda, donde tengo muchos datos de mi trabajo y tiene un gran valor, y los documentos".

Dejá tu comentario

Te puede interesar